La Inspección de Trabajo revisa el edificio de Diego de Riaño en respuesta al requerimiento sindical

SEVILLA, 27 (EUROPA PRESS)

Una delegación de la Inspección de Trabajo ha revisado en la mañana de hoy el edificio municipal ubicado en la calle Diego de Riaño de Sevilla, clausurado la pasada semana tras detectarse vibraciones y que ha sido uno de los puntos que ha provocado un enfrentamiento entre facciones diferenciadas dentro del equipo de gobierno que se ha saldado con la dimisión del concejal socialista Emilio Carrillo.

Así lo indicó a Europa Press el presidente del Comité de Empresa y secretario general de CCOO del Ayuntamiento de Sevilla, Manuel Gutiérrez, que señaló que dicha inspección se ha llevado a cabo en respuesta a la petición de los cuatro sindicatos con representación en el Comité de Seguridad y Salud del Ayuntamiento de Sevilla --CCOO, UGT, Sppme y SPB--, que registraron un escrito en el Centro de Prevención de Riesgos Laborales, competencia de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, en el que solicitaban que emitieran sus propios informes referentes a la situación del inmueble.

Gutiérrez se congratuló de la "pronta" respuesta de la administración y añadió que la Inspección de Trabajo podría tener listo su informe en un plazo aproximado de unas 48 horas.

En el escrito se recordaba que con fecha 9 de octubre de 2006 se procedió al cierre de este inmueble por la Junta de Personal Funcionario al advertir en dicho edificio "riesgo grave e inminente", debido al deterioro estructural que provocaba alarma entre los trabajadores y usuarios, lo que propició la intervención de los técnicos del Centro de Prevención de Riesgos Laborales de la Junta de Andalucía avalando esta circunstancia.

El Consistorio, asimismo, encargó un estudio a la empresa Vorsevi con el fin de determinar con exactitud las deficiencias que presentaba el edificio. En las conclusiones del informe emitido se establecían dos acciones a realizar, como son atacar el origen que provocaba los daños y en los efectos ocasionados, "de las cuales solo se acometió esta última y en su planta baja, procediendo a continuación a la reapertura".

"Nuevamente, el pasado martes día 21 de abril, la situación de alarma entre los trabajadores y usuarios ha vuelto a reproducirse, al originarse vibraciones violentas, que según los empleados asemejan a un seísmo, y que motivaron que estos abandonaran las instalaciones apresuradamente", indican los sindicatos en su escrito.

PIDEN DETERMINAR LA NECESIDAD DE MEDIDAS DE VORSEVI

Tras el dictamen del presidente del Comité de Seguridad y Salud y concejal de Recursos Humanos, Emilio Carrillo (PSOE), que determinó el cierre del edificio hasta que los informes garantizaran la seguridad del personal y ciudadanos que lo utilizan, la Junta de Gobierno instó a la normalización de la actividad tras informes de técnicos del Servicio de Extinción de Incendios y de Edificios Municipales, que aconsejaron reabrirlas para su uso normal "con una simple observación visual".

Los miembros del Comité de Seguridad y Salud concluyeron por unanimidad, "y dado el historial que presenta el edificio", que los mismos "no son suficientes para determinar que la seguridad y salud de los trabajadores esté garantizada", por lo que se acordó solicitar nuevos informes "exhaustivos" en las que se reflejara las condiciones actuales de las dependencias municipales, además de mantener el cierre cautelar.

Por todo ello, los cuatro sindicatos pidieron al Centro de Prevención de Riesgos Laborales, "por ser organismo competente para velar por la seguridad y salud de los trabajadores", que emita informe por sus técnicos donde se determine si el edificio es apto para su uso "o, por el contrario, la prudencia aconseja mantener la decisión del Comité de Seguridad y Salud del Ayuntamiento de Sevilla". En la misma línea, solicitan que se determine si es necesario que se acometan las medidas planteadas en 2006 por la empresa Vorsevi que hasta la fecha no han sido acometidas.