La Junta pone en marcha el Plan PREVEA, dotado con 15 millones de euros, para reducir los accidentes laborales en C-LM

Se trata de un programa voluntario de dos años de duración y con la colaboración de la Inspección de Trabajo y las administraciones TOLEDO, 16 (EUROPA PRESS) La Consejería de Trabajo y Empleo ha puesto en marcha un proyecto piloto con cuatro empresas de Toledo, enmarcado dentro del Plan PREVEA presentado hoy, que está recogido dentro del Acuerdo Estratégico de Lucha contra la Siniestralidad laboral de Castilla-La Mancha, al que ha dotado de 15 millones de euros para 2009, lo que supone un incremento del 26 por ciento en la lucha contra la siniestralidad laboral respecto a 2008. En declaraciones a los medios, la consejera de Trabajo y Empleo, María Luz Rodríguez, explicó que el Plan PREVEA, de carácter voluntario para las empresas que han visto rebasado el índice de siniestralidad laboral por encima de la media de la actividad productiva a la que se dedican, está recogido también en la Estrategia Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo 2007-2012. Al asumir los términos del Plan, Rodríguez indicó que las empresas "se comprometen a tener una actuación proactiva, militante y comprometida en la lucha contra la siniestralidad laboral", ya que es un programa que parte de la colaboración entre todos los agentes sociales; empresarios, Administración pública y trabajadores. En el caso del programa piloto que hoy se pone en marcha, --en el que participan 'Talleres y Montajes Mecánicos', 'Catemanp', 'Prefabricados Unibloc' y de la residencia de la tercera edad 'La Nueva'--, será 'Mutua Universal' la que pilote su desarrollo, en colaboración con la inspección de Trabajo y Seguridad Social y de la Junta de Castilla-La Mancha. Con una duración de dos años, los diversos agentes sociales analizarán detenidamente cuáles son las causas de los accidentes, cómo se realiza la actividad y la organización preventiva en el ámbito de la empresa, y cuáles son las medidas que se van adoptando a lo largo de esos dos años para corregir la situación de elevada siniestralidad laboral. Asimismo, Rodríguez explicó que el convenio contempla un acuerdo por el que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social no llevará sanciones por las insuficiencias que se detecten, porque "se van a corregir dentro del programa", salvo que se produzcan accidentes graves o mortales. MENOS ACCIDENTALIDAD LABORAL En la misma línea, la responsable de Trabajo y Empleo recordó que durante 2008 Castilla-La Mancha consiguió reducir su tasa de accidentalidad laboral leve, grave y mortal, "con índices que no teníamos desde hacía doce años", expresó. En este sentido, subrayó que dichos resultados son "consecuencia del trabajo en colaboración de todos los agentes sociales", que según dijo, se evidencia con la presentación del Plan PREVEA, que "hoy es un proyecto piloto con cuatro empresas de Toledo", aunque el próximo mes se presentará también en Cuenca, con cinco empresas de la provincia, "pero está abierto a todas las empresas con un compromiso decidido y firme a combatir la siniestralidad laboral en la región". Por su parte, el gerente de 'Prefabricados Unibloc' de Seseña, Jorge González, explicó que la empresa decidió aprovechar el actual momento de crisis económica y de baja producción de la actividad empresarial "para posicionarnos en la prevención de riesgos laborales, como nuestra estrategia principal, y convertirnos en una empresa modelo en este sentido". LABOR DE LA MUTUA Finalmente, el director de prevención de 'Mutua Universal', Pere Teixidó, subrayó que el objetivo final del Plan PREVEA es que la empresa consiga subsistir y reducir su siniestralidad laboral. Destacó la necesidad de que las empresas se den cuenta de que con los accidentes laborales están en desventaja competitiva, y de que tienen que conseguir "tener menos horas de producción con los mismos costes estructurales, a través del índice de incidencia, convirtiendo esta desventaja en una ventaja, y ayudando a la supervivencia y mantenimiento de la empresa y del negocio". En definitiva, señaló que las empresas disponen de 24 meses para atajar la siniestralidad laboral y, a la vez, "incorporar todos estos conocimientos que se van generando a la cultura prevencionista de la empresa, para que constituya un acerbo sólido para que en el futuro no haya más accidentes", concluyó.