Piden investigar en Chile la muerte de dos reclutas por posible radiactividad

  • Santiago de Chile, 14 abr (EFE).- Dos diputados chilenos han pedido investigar la muerte, ocurrida hace 20 años, de dos reclutas que custodiaban unas instalaciones nucleares y que habrían entrado en contacto con material radiactivo de manera accidental.

Santiago de Chile, 14 abr (EFE).- Dos diputados chilenos han pedido investigar la muerte, ocurrida hace 20 años, de dos reclutas que custodiaban unas instalaciones nucleares y que habrían entrado en contacto con material radiactivo de manera accidental.

El diputado socialista Iván Paredes explicó hoy a Efe que se realizará un seguimiento para localizar a otras posibles víctimas de esa contaminación, ya que fueron cerca de 60 los soldados que hicieron guardias en dos instalaciones de Santiago donde se realizan investigaciones nucleares.

Uno de ellos, Arturo Cofré López, de 20 años, murió el 31 de diciembre de 1989 tras permanecer ocho meses internado en el Hospital Militar de Santiago aquejado de hemorragias internas y de leucemia.

Ocho meses después, el 15 de agosto de 1990, falleció Luis Gómez Naranjo, y hace dos años una tercera persona, Juan Carlos Mella, contrajo leucemia y está a la espera de que esta semana le sometan a un trasplante de médula.

Paredes, quien es ahijado de los padres de Cofré, impulsó esta investigación junto al diputado demócrata cristiano Roberto León, elegido por la circunscripción de Curicó, a 200 kilómetros al sur de Santiago, de donde procedían todos los miembros de ese batallón.

Paredes exigió al Ejército que aporte las identidades de los reclutas que estuvieron en los centros de estudios nucleares Los Aguirre, a unos 20 kilómetros al oeste de la capital, y La Reina, en el barrio santiaguino de Las Condes.

"Estoy muy confiado en que (el comandante en jefe del Ejército, Óscar) Izurieta va a hacer una profunda investigación", dijo el diputado, quien responsabilizó "al Ejército o al Estado" de este hecho, que a su juicio "se ocultó".

El Ejército está recabando toda la información relativa a esta denuncia, informaron en tanto a Efe fuentes de esa institución, mientras que los padres de Cofré anunciaron que iniciarán acciones legales para investigar estos hechos, afirmó Paredes.

Ambas instalaciones pertenecen a la Comisión Chilena de Energía Nuclear, dependiente del Ministerio de Energía, cuyos responsables declinaron pronunciarse sobre este asunto, ya que estiman que no es de su competencia.