Un estudio refleja que la inversión media en prevención de riesgos laborales es 30 veces menor que coste del accidente

LOGROÑO, 23 (EUROPA PRESS) Un estudio del Instituto Riojano de Salud Laboral (IRSAL) determina que la inversión media en prevención de riesgos laborales es 30 veces menor que el coste del accidente de trabajo, según datos del informe que dio a conocer hoy el consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro. El consejero, en comparecencia de prensa acompañado de la directora general de Trabajo, Concepción Arruga, señaló que el estudio cuantifica "los costes económicos que soportaron las empresas riojanas por los accidentes laborales registrados graves, muy graves y mortales y leves, así como los costes de las medidas preventivas que hubieran podido evitar el accidente, con el objetivo de concienciar y sensibilizar a las empresas sobre la importancia de la prevención de riesgos laborales para acabar con la siniestralidad laboral". Además, el estudio pretende "facilitar a las empresas una herramienta que les permita efectuar, de una forma sistemática, una estimación de los costes económicos en que incurren cuando se produce un accidente de trabajo", indicó Erro. Según se refleja en este estudio, el coste total medio de un accidente leve es de 732 euros y de 24.828 euros en el caso de los accidentes graves, muy graves y mortales. Esto significa que los accidentes de mayor gravedad suponen un coste total casi 34 veces superior al de los accidentes leves, debido, principalmente, al mayor número de días de baja que incrementan los costes de personal y a los mayores costes de las sanciones administrativas, recargos de prestaciones o sentencias judiciales. Por otro lado, este trabajo cuantifica los costes de las medidas preventivas que hubieran podido evitar el accidente, con el objetivo de analizar el coste-beneficio de las mismas. Para evaluar esta inversión se han tenido en cuenta los costes de la formación preventiva, de las medidas técnicas como los dispositivos de seguridad, de las medidas organizativas o de los equipos de protección individual. Según estos factores, los costes medios de prevención para un accidente leve son de 47 euros mientras que para un accidente grave el coste se eleva a 517 euros, 11 veces más. El estudio ha evaluado también las horas perdidas por el trabajador accidentado (el día del accidente) y las empleadas (el día del accidente y posteriormente) para atender a dicho trabajador accidentado, realizar la investigación del accidente, efectuar trámites administrativos, notificar el accidente, poner en marcha la producción y las horas extraordinarias necesarias para recuperar la situación de normalidad en el centro de trabajo. 48 VECES MÁS EN GRAVES Entre las conclusiones, Erro indicó que el coste medio de un accidente leve es de 732 euros mientras que prevenirlo costaría 47 - que el coste medio de un siniestro grave, muy grave o mortal es de 24.828, frente a los 517 euros que cuesta su prevención- y, finalmente, que si se consideran los costes medios de un accidente, estos alcanzarían los 2.440 euros mientras que los gastos en prevención ascenderían a 80 euros. En definitiva, el coste económico medio que origina un accidente laboral es 30 veces mayor al coste de las medidas preventivas que lo hubiesen podido evitar. Esta proporción es de 48 veces en el caso de los accidentes graves, muy graves y mortales. Teniendo en cuenta el sector de actividad, el coste de un accidente leve es superior al coste de las medidas preventivas que hubiesen podido evitar éste en una proporción de: 16 veces en Servicios y en Construcción; 15 veces en Industria; y 22 veces en Agricultura. Si se consideran los accidentes más graves, esta proporción es de: 28 en Industria; 160 en Construcción; y 229 en Servicios. Finalmente, el consejero indicó que en el último año las cifras de siniestralidad han disminuido un 11 por ciento, por lo que "estamos en el buen camino". ESTUDIO Para la realización de este trabajo, el Observatorio de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales del IRSAL ha considerado los accidentes laborales registrados en La Rioja durante los años 2006 (graves, muy graves y mortales) y 2007 (leves), exceptuando los "in itinere", en desplazamientos durante la jornada de trabajo, los originados por patologías no traumáticas y los sufridos por trabajadores autónomos. Estos accidentes suponen el 85,6 por ciento de todos los notificados en 2007 (5.957 de un total de 6.960. Se han seleccionado los accidentes graves, muy graves y mortales de 2006 ya que, debido a las características de los costes que estos accidentes generan, es necesario estudiarlos con una diferencia temporal superior a los accidentes leves. La muestra objeto del estudio la han constituido 525 accidentes de trabajo, de 179 empresas de La Rioja de todos los sectores económicos. De éstos, se recibieron correctamente 481 cuestionarios, por lo que la muestra final estaba constituida por 450 accidentes leves y 31 accidentes de mayor gravedad (graves, muy graves y mortales). Por sectores, se obtuvieron 45 cuestionarios válidos en Agricultura, 192 en Industria, 124 en Construcción y 120 en Servicios. Para su selección, se tuvo en cuenta la gravedad del accidente (se incluyeron todos los accidentes graves, muy graves y mortales por su importante repercusión tanto personal, familiar, social como económica) y el sector de actividad (Agricultura, Construcción, Industria y Servicios), con un nivel de confianza del 95,5 por ciento y un error muestral del 4,11 por ciento. Desde la Consejería de Industria, Innovación y Empleo se remitieron los cuestionarios a las empresas y se facilitó asesoramiento para cumplimentarlos con la máxima precisión. Los costes totales medios se han calculado mediante la suma de todos los conceptos objeto de estudio incluidos en los cuestionarios, es decir, costes de personal (coste de horas perdidas por el accidentado (el día del accidente); cotización a la Seguridad Social (parte empresarial) durante el periodo de baja; mejora voluntaria de la prestación por incapacidad temporal); costes de daños materiales (reparación por medios internos, coste de material, alquiler o compra de equipos, reparación externa); costes generales y otros (como importe de las sanciones, recargo de prestaciones, indemnizaciones).