Un total de 23 personas murieron en accidente laboral en el primer trimestre del año, cinco menos que en 2008

CCOO achaca lo achaca a la caída de la actividad por la crisis, aunque destaca que creen los accidentes en el sector servicios

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Un total de 23 personas perdieron la vida en la región en accidente laboral en el primer trimestre del año, cinco menos que en el mismo periodo de 2008, lo que supone un descenso del 17,7 por ciento, según informó hoy a Europa Press CC.OO.

Además, en estas fechas se registraron 144 siniestros graves y 29.239 leves, frente a los 206 y los 38.224 del año pasado, respectivamente. No obstante, el sindicato mostró su preocupación por el crecimiento de accidentes en el sector servicios, que pasaron de 11 a 13 entre enero y marzo de ambos años.

Durante el mes de marzo, se produjeron 10 siniestros mortales en la Comunidad, uno menos que el mismo periodo del año pasado. Para CC.OO. de Madrid el mantenimiento de la tendencia a la baja es "positivo", pero "debe contemplarse con toda cautela para no bajar la guardia en ningún momento". "No hay que olvidar que la crisis está golpeando sobre la actividad empresarial, y el empleo disminuye de forma constante, bajando el número de trabajadores activos", añadió.

El sindicato destacó que los aspectos más preocupantes de la siniestralidad laboral actual es el "empeoramiento" de las condiciones de trabajo, la no aplicación de las medidas de seguridad, la falta de formación de los trabajadores, "o como ha sucedido en el último accidente mortal ocurrido el 28 de marzo en Coslada, el no saber al día de hoy si el trabajador tenía contrato después de dos años trabajando en la misma empresa".

"La actuación de la Inspección de Trabajo en el control y vigilancia de los derechos de los trabajadores y de las condiciones de trabajo, así como de la contratación irregular, deben ser actuaciones preferentes para prevenir los accidentes laborales", explicó el secretario de Salud Laboral de CC.OO. de Madrid, Carmelo Plaza.

Por ello, solicitó que se intensifiquen las políticas preventivas y todas las actuaciones que se derivan del III Plan Director para reducir la siniestralidad. Así, Plaza señaló que la celebración el próximo 28 de abril del Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el trabajo debe ser un "revulsivo" para que la Administración, los empresarios y los trabajadores aumenten las medidas y los medios "para que por encima de los intereses económicos prime la seguridad de las personas que están desarrollando su actividad laboral".