Bananeros panameños mantienen cerrada frontera con Costa Rica por tercer día

  • Panamá, 8 may (EFE).- Trabajadores bananeros panameños mantuvieron cerrada hoy por tercer día la frontera entre el país y Costa Rica para exigir al Gobierno que los sume a la negociación con la trasnacional estadounidense Del Monte, interesada en las plantaciones.

Bananeros panameños mantienen cerrada frontera con Costa Rica por tercer día

Bananeros panameños mantienen cerrada frontera con Costa Rica por tercer día

Panamá, 8 may (EFE).- Trabajadores bananeros panameños mantuvieron cerrada hoy por tercer día la frontera entre el país y Costa Rica para exigir al Gobierno que los sume a la negociación con la trasnacional estadounidense Del Monte, interesada en las plantaciones.

La Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar) exige participar en las negociaciones con Del Monte, que a finales de abril llegó a un acuerdo con el Gobierno para administrar las plantaciones bananeras en el Pacífico panameño por un período de 25 años con una inversión de 54 millones de dólares.

Etdiel Navarro, dirigente del sindicato bananero, dijo a Efe que el cierre de la frontera se mantiene desde el miércoles, cuando se inició, porque no se ha llegado a ningún acuerdo.

Navarro añadió que en el lugar se presentaron hoy el ministro de Desarrollo Agropecuario, Olmedo Espino, y la interventora de la cooperativa, Nidia Medina, para reunirse con los representantes del sindicato.

El líder sindical recalcó que solo levantarán el cierre si el Gobierno designa a una comisión para negociar las peticiones de los trabajadores, sin la participación de la interventora de Coosemupar.

Entre las peticiones figuran la destitución de Medina, la oportunidad de que los directivos o designados por el sindicato participen en la negociación entre Coosemupar y la empresa Del Monte, y que se garantice la estabilidad de los más de 2.000 trabajadores bananeros, según Navarro.

Del Monte también está de acuerdo en seguir con la negociación, pero con la "mesa limpia", es decir, "con gente nueva de parte del Gobierno y de nosotros como asociados y trabajadores de la cooperativa", sostuvo.

Aclaró que la empresa estadounidense no ha desistido de su oferta de administrar las plantaciones.

Coosemupar participa ahora en las negociaciones solo como oyente, lo que no garantiza el derecho de los trabajadores a ser indemnizados ni el porcentaje que les corresponde por la venta del banano.

El dirigente sindical reconoció que su protesta ha producido pérdidas económicas diarias que superan el millón de dólares y que en ambos lados de la frontera se mantienen varados más de 400 camiones de carga.

Esta situación ha contribuido a que los ánimos suban de tono entre los transportistas y los trabajadores bananeros, y ha obligado a que unidades de la Policía Nacional panameña se desplacen al lugar.

Coosemupar administra en la región fronteriza con Costa Rica, en el litoral Pacífico, 12 fincas en unas 3.000 hectáreas para la explotación de banano que desde 2008 subsidia el Gobierno.

La producción y sus exportaciones se mantienen paralizadas desde hace seis meses y arrastran pérdidas por más de 20 millones de dólares, sobre todo por la plaga de "sigatoka negra".

En marzo de 2008, la estadounidense Chiquita Brands abandonó el monopolio en la comercialización del banano del Pacífico panameño, donde está el grueso de las plantaciones, y la transfirió a los trabajadores de las fincas que se agruparon en la Coosemupar.

La trasnacional mantiene aún un trato de compra en exclusividad con las fincas bananeras del Atlántico panameño.