Cándido Méndez exige que la venta de Opel pase por "garantizar" el empleo y la producción de la planta de Zaragoza

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 (EUROPA PRESS)

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, exige que la venta de de Opel al fabricante canadiense de componentes para la automoción Magna se condicione a que "garantice" el empleo y el nivel de producción de la planta automovilística de Figueruela, en Zaragoza.

En declaraciones a los periodistas con motivo del X Congreso de UGT-Galicia que se ha celebrado en Santiago desde el pasado jueves y que concluyó hoy con la elección de José Antonio Gómez como secretario xeral de la formación en la comunidad, Méndez pidió que cualquier "salida" que se plantee General Motors debe pasar por "mantener" el empleo y la producción "a nivel europeo".

Así, el sindicalista advirtió del peso de la fábrica aragonesa dentro de la firma alemana Opel y apuntó que es la factoría con "mayor productividad" de todas las plantas europeas de la marca. Por lo tanto, esta posición, a juicio de Méndez, exige que si Opel opta por "una salida europea", ésta "garantice el empleo y los niveles de producción de la fabrica de Figueruela".

Para Méndez la constitución de una comisión de seguimiento para supervisar el proceso de compra de la automovilística es "fundamental" y cree que la existencia un acuerdo de venta es un primer paso y supone "cubrir una fase" que ya está desencadenando en la aparición de compradores.

Una vez hecha pública la intención de General Motors de segregar su estructura, Magna aparece como clara favorita a hacerse con Opel, tras llegar ambas compañías ayer a un preacuerdo y pese al interés manifestado también por la italiana Fiat, que había anunciado que su plan para Opel implicaría la supresión de 10.000 puestos de trabajo en toda Europa.