CC.OO critica que la empresa encargada de la campaña de saneamiento ganadero incumple el protocolo y pide que actúe Oria

Denuncia también "coacciones, amenazas" y despidos de trabajadores y no descarta acudir a los tribunales si no se toman medidas

SANTANDER, 21 (EUROPA PRESS)

Comisiones Obreras de Cantabria denunció hoy que la empresa adjudicataria de la campaña de saneamiento ganadero, vacunación contra la lengua azul e identificación bovina, ovina y caprina en la región "incumple" los protocolos de actuación "poniendo en riesgo" los objetivos de los programas y dejando las garantías sanitarias "en entredicho".

Por ello, el sindicato ha dirigido un escrito al consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, Jesús Oria, con el fin de que intervenga y "tome cartas en el asunto" para que la empresa "haga aquello por lo que le pagan".

En rueda de prensa, la secretaria general de la Federación de Sanidad de CC.OO., Asunción Ruiz Ontiveros, acompañada de los veterinarios Antonio Fernández y Ángel Sualdea, despedidos por la empresa, lamentó además las "coacciones, amenazas" e incluso despidos de trabajadores críticos con la gestión.

Según explicó, la empresa encargada de estos trabajos es Servicios Veterinarios de Cantabria (Servetcansa), de carácter privado, que cobra anualmente 4,3 millones de euros por su servicio, pero no cumple las condiciones señaladas en los pliegos de condiciones técnicas de los contratos.

Entre otras cosas, critican que la empresa obliga a los veterinarios a realizar en un mismo día labores de la campaña de saneamiento y también vacunación contra la lengua azul, cuando expresamente las condiciones del contrato establecen que quien se ocupe de vacunaciones ese día sólo podrá vacunar.

Además, aseguran que para la campaña de saneamiento deben acudir equipos de dos veterinarios pero en algunas jornadas va sólo uno; y tampoco se cumple el número de efectivos mínimos señalado por la Consejería para el conjunto de los contratos.

Así, explicaron que la empresa debería disponer al menos de 65 veterinarios y, según las estimaciones de CC.OO. --que acusa a la empresa de no facilitarles información al respecto--, en realidad la cifra es de unos 50, "un 20 por ciento" menos de lo requerido, lo que, a su juicio, resulta "claramente insuficiente" para realizar los trabajos contratados por la Consejería "con las debidas garantías".

LLAMAMIENTO AL CONSEJERO

Ruiz Ontiveros afirmó que el consejero conoce estos hechos al menos desde octubre de 2007, porque se lo comentaron los representantes del sindicato en una reunión, y por ello considera "sorprendente" que "no haya movido un dedo", ni para reconducir la situación en que se encuentran los trabajadores ni para "verificar y controlar" que la empresa cumpla lo pactado.

En su opinión, también es "inadmisible" que la Consejería permita que una empresa privada, pero "financiada con el dinero de todos, vulnere los derechos y libertades de sus trabajadores".

Por ello, el sindicato ha solicitado una reunión "urgente" con Oria para conocer su postura y reclamarle que tome las medidas oportunas para asegurar el correcto funcionamiento y cumplimiento de los contratos "con estricta sujeción a la legalidad". De lo contrario, advirtió de que el sindicato se verá obligado a acudir a los tribunales y adoptará además las medidas que considere necesarias.

"ACOSO Y DERRIBO" A CC.OO.

Respecto a la situación de los trabajadores, Ruiz Ontiveros señaló que son víctimas de "coacciones y amenazas" desde que en 2003 se celebraron las primeras elecciones sindicales y, en el caso de Comisiones Obreras, sus delegados sufren una "campaña de acoso y derribo".

Según dijo, en la empresa se vive un "cúmulo de prácticas antisindicales" y un "continuo atropello" de los derechos de los trabajadores de los que responsabilizan al gerente que, en palabras de Ruiz Ontiveros, es "probablemente" la persona con más denuncias y más sentencias en contra en los tribunales cántabros.

El último ejemplo de esa situación a la que se ven sometidos los trabajadores es, según CC.OO., el despido de los dos veterinarios que acompañaban a la secretaria de la Federación de Sanidad en la rueda de prensa, despedidos "por ejercer sus derechos sindicales y convocar una huelga" para reclamar la readmisión de otros cuatro trabajadores despedidos con anterioridad.

Estos dos veterinarios van a presentar demanda por despido nulo, por "vulneración de sus derechos fundamentales" y Ruiz Ontiveros está convencida de que ganarán el juicio, como los anteriores. En este sentido, remitió a una sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Santander, de diciembre del año 2007, en la que, según dijo, el propio juez asegura que la empresa en los últimos años "reacciona de forma sistemáticamente negativa respecto de aquellos trabajadores que están afiliados al sindicato o participan en sus listas".