CCOO critica la decisión de Correos de "suprimir el reparto extraordinario de propaganda electoral"

LOGROÑO, 29 (EUROPA PRESS)

En una decisión tomada "unilateralmente, sin previa negociación con las organizaciones sindicales", de la que CCOO es la mayoritaria, la Dirección de Correos ha decidido "suprimir en todo el Estado el reparto extraordinario de propaganda electoral, previsto para el próximo sábado 30 de mayo".

Este reparto extraordinario, habitual en todas las campañas electorales hasta la fecha, permite a los empleados de Correos la distribución de los millones de envíos que las diferentes formaciones políticas confían a la empresa postal pública para su envío a los votantes, indicó el sindicato en un comunicado.

Con la supresión del mismo, el personal de reparto deberá "proceder a su distribución junto al resto de la correspondencia. Debido al volumen de trabajo habitual, al que hay que sumar los problemas de falta de plantilla que se vienen detectando en Correos durante los últimos meses, en muchos casos podría resultar imposible que los envíos de los partidos políticos lleguen a los ciudadanos".

CCOO considera "inadmisible el pretexto esgrimido por la empresa", que ha aducido motivos "estrictamente económicos y la bajada del tráfico postal para tomar esta decisión". Además de anunciarlo "sin previo aviso", lo que para el sindicato resulta una "sorprendente ruptura de las reglas de negociación respetadas hasta la fecha", CCOO considera que esta medida puede cuestionar el papel fundamental que el operador postal público ha venido jugando en todos los procesos electorales hasta la fecha.

Además en la provincia de La Rioja con las inminentes fiestas de San Bernabé en las que muchos Riojanos se toman unos días de descanso, la solicitud de voto por correo ha aumentado considerablemente llegando a las 6000, documentación que tiene carácter prioritario y que hay que llevar por dos veces al domicilio del votante.

CCOO, que "en absoluto comparte esta iniciativa, ni en el fondo ni en las formas, ha reclamado al presidente de Correos que reconsidere su aplicación, con el doble objetivo de no trasladar a los trabajadores una responsabilidad que no es suya, así como para que Correos juegue el papel de garante que ha venido desempeñando en los procesos electorales celebrados hasta hoy".