Cedrún cree "insuficientes" las medidas contra la crisis y dice que "no se está más que en palabras"

Considera necesario un "gran pacto de Estado" y vaticina un "otoño caliente" si no "maduran los frutos del diálogo social"

SANTANDER, 31 (EUROPA PRESS)

La secretaria general de UGT en Cantabria, María Jesús Cedrún, considera que las medidas que el Gobierno de la nación está tomando para hacer frente a la crisis son "insuficientes" y cree necesario un "gran pacto de Estado" entre administraciones, patronal y sindicatos para salir de la actual situación.

En una entrevista en RNE, en la que participó Europa Press, Cedrún destacó que si bien es cierto que no ha habido recortes de derechos, también lo es que la protección social "se queda escasa", ya que es mucha la gente que no tiene ya derecho a cobrar ningún tipo de prestación y necesita de medidas urgentes "y no se está nada más que en palabras; cuesta pasar a los hechos", subrayó.

Para la recientemente reelegida secretaria general de UGT, es necesario un "gran pacto de Estado" en el que intervengan las administraciones, los sindicatos y la patronal, desde el diálogo social que, según afirma, "no está pasando por sus mejores momentos".

Respecto a las administraciones, destaca que deben tener en la cabeza a los ciudadanos, "no a las siglas del partido" y señala que las formaciones políticas, en referencia a PSOE y PP "demostrarían su madurez si fuesen capaces de sentarse y entre los dos aportar soluciones para salir de esta situación".

Destaca en este sentido que a ambos "les está tocando gestionar la crisis", a unos, desde el ámbito estatal y de algunas comunidades autónomas, "pero el PP también gobierna en comunidades autónomas y además muy importantes, y tampoco está haciendo nada".

Sobre la parte empresarial, Cedrún reconoce que las relaciones "no son fáciles" y los sindicatos están "con muchísimos problemas y muy enfrentados" con la patronal en la negociación colectiva "porque se niega incluso a reconocer en los convenios ya pactados los incrementos económicos previstos y firmados".

Denuncia además que cuando la patronal habla sobre la reforma laboral y pone las medidas sobre la mesa "de lo que está hablando es del abaratamiento del despido", algo --añade-- que no se entiende en un país con casi cuatro millones de parados y donde el despido "no debe ser muy caro cuando se puede hacer con esa facilidad".

Todo ello hace "que las relaciones sean muy difíciles" y que el diálogo social no avance "pero en algún momento el Gobierno tendrá que decidirse de una vez por todas de parte de quien está, porque lo que no se puede es estar planteando unas cosas los domingos en los mítines y cuando toca el debate del estado de la nación en el Parlamento, hablar de medidas para favorecer la liquidez o para ayudar a la pequeña y la mediana empresa, que nos parece muy bien, pero no hablar en absoluto de protección para las personas, que es lo que ha hecho Zapatero", afirmó.

Por eso, si los sindicatos decidieran finalmente movilizarse a través de una huelga general, el principal destinatario de la protesta sería en este momento la patronal "por las medidas que está planteando", y que son "los mismo de siempre, recorte de derechos" aunque también el Gobierno y las administraciones públicas que deben tener en "la cabeza el Estado y los ciudadanos y no las siglas de un partido".

Aunque señala que para llegar a convocar una huelga general "tendríamos que tener algo para que después algo se solucione y algo avance", Cedrún advierte que "si no maduran los frutos del diálogo social, probablemente haya un otoño caliente".

Y es que para la secretaria general de UGT en Cantabria "no hay brotes verdes" para los trabajadores. Aunque pronostica que cuando se conozcan los datos del paro correspondientes al mes de mayo, el desempleo no habrá crecido en los niveles en que lo venía haciendo en los últimos meses, advierte que los expedientes de regulación de empleo "se agotan y no sé cómo van a acabar, si con una nueva suspensión o con extinciones", apunta.

Cedrún destaca que en las épocas de bonanza económica "se han tomado decisiones con mucha alegría que no llevan a ningún sitio" y subraya que desde el año 2002, UGT ya apostaba por un cambio en el modelo productivo "porque estábamos viendo que el crecimiento económico en el que se estaba basando España nos iba a llevar a esto; era un crecimiento económico con pies de barro".

Por eso afirma que "no vale decir que nadie lo vio venir" y señala, respecto a la actuación sindical, que aunque "seguramente siempre hay que hacer autocrítica en épocas buenas y en épocas malas" y "seguramente que siempre hacemos cosas mal", no han abandonado la negociación colectiva y han aprovechado para implantar las cláusulas de revisión salarial que garantizaban el poder adquisitivo de los trabajadores.

EN CANTABRIA NO SE ADMINISTRA LA CRISIS

Preguntada sobre cómo cree que la Administración cántabra está gestionando la crisis, Cedrún responde que en realidad cree que "no se administra".

Señala al respecto que los sindicatos desconocen aspectos como la manera en qué está llegando la liquidez a los bancos, e indica que medidas como la toma de razón, "que era una buena idea", no está sirviendo "absolutamente de nada" a las contratas y subcontratas que son las más afectadas pero que no son quienes dependen directamente de la Administración.

Añade que "de lo demás", han hecho algunas propuestas para trabajadores con hipotecas o en el desempleo pero no han obtenido "mucha respuesta" y esperan que se celebre una reunión de la mesa de concertación social.