El Ayuntamiento decide reabrir Diego de Riaño respetando la clausura de un ala e instando a la reincorporación

Joaquín Díaz señala que ese lateral del inmueble ya estaba cerrada y alude a una "psicosis"

SEVILLA, 6 (EUROPA PRESS)

El Comité de Seguridad y Salud del Ayuntamiento de Sevilla ha decidido reabrir para el ejercicio público el edificio municipal situado en la calle Diego de Riaño, recientemente desalojado por fuertes temblores derivados de una obra aledaña, respetando la clausura del ala izquierda del inmueble --recomendada por un informe de la Junta-- e instando en este sentido a la reincorporación "inmediata" de los empleados afectados a sus puestos de trabajo.

En declaraciones a los periodistas, el concejal de Conservación de Edificios Municipales y presidente en funciones del Comité de Seguridad y Salud, Joaquín Díaz (PSOE), explicó que, asimismo, el comité ha adquirido el compromiso de iniciar con la mayor brevedad posible las obras para que, en un plazo no superior a seis meses, el nuevo edificio anexo a las cocheras del Metrocentro esté en disposición de uso y sea trasladado al mismo el personal que presta servicios en el inmueble afectado.

A pesar de que los sindicatos se han mostrado en contra de esta decisión, Díaz subrayó que la decisión se debe a los informes técnicos existentes, uno de bomberos y dos de Edificios Municipales --el segundo de ellos se realizó a raíz de la petición originaria del comité, cuando se decidió dejar cerrado el inmueble bajo la presidencia del ya dimitido Emilio Carrillo, y tras declararse incompetente para ello la Gerencia de Urbanismo--, así como a las "recomendaciones" del informe del Centro de Prevención de Riesgos Laborales de la Junta de Andalucía.

En este sentido, el actual responsable de Recursos Humanos explicó que el informe de la administración autonómica recomienda la clausura del ala izquierda, "que está ya clausurada desde hace años", y que la documentación existente alude a que hay "suficientes garantías profesionales y técnicas para que vuelvan y no se tema por ningún accidente".

Díaz, de hecho, hizo referencia a la instauración de una "psicosis", puesto que los riesgos a los que alude el informe de la Junta --la situación del inmueble supone un riesgo "grave" o "inminente" para la integridad física de los trabajadores, según el análisis de la Junta, al que tuvo acceso Europa Press-- son, para el edil socialista, de "desprendimiento de cascotes u hormigón por grietas, pero no de derrumbe ni estructural, y sólo en el ala clausurada".

"Hay que seguir prestando servicio a los ciudadanos, que no nos perdonarían que por no estar de acuerdo no prestáramos servicio", indicó, aludiendo a que se han cumplido las recomendaciones realizadas por Vorsevi con el refuerzo de los pilares que habían sufrido asentamiento. La otra recomendación --el refuerzo con micropilotes de la cimentación-- no se ha llevado a cabo porque el edificio no se ha rehabilitado integralmente y, de hecho, no se tuvo en cuenta porque el inmueble se iba a desalojar por su venta.

Por su parte, el concejal de Patrimonio, Alberto Moriña (PSOE), dijo a los periodistas que la previsión era que durante 2009 se pusiera en marcha la contratación para adecuar el nuevo edificio, si bien el expediente se ha iniciado hoy. La intención es que el proceso se lleve a cabo por vía de urgencia para que "antes de que termine el año o a principios de 2010" los empleados tengan una nueva sede, por lo que instó a "aguantar tres o cuatro meses en una situación que ya es provisional, desde que el viernes de preferia se firmó el decreto de urgencia para montar el expediente".