Fiscalía investigará posibles irregularidades de la empresa que gestiona el hotel Los Monteros

MÁLAGA, 26 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía de Málaga investigará posibles irregularidades en la gestión del hotel Los Monteros, ubicado en la localidad malagueña de Marbella y la presunta represión sindical ejercida supuestamente por el empresario ruso que es administrador único de la empresa encargada desde diciembre del pasado año del establecimiento hotelero, tras la solicitud hecha hoy por Comisiones Obreras.

Representantes del sindicato mantuvieron esta mañana una reunión con el fiscal jefe de Málaga, Antonio Morales, y con el responsable de la Fiscalía de Delitos Económicos de Málaga, a los que entregaron una serie de documentos e informes y solicitaron la apertura de unas diligencias de investigación penal para ver si los hechos expresados en ese dossier pudieran ser constitutivos de delito.

En uno de los escritos presentados, al que tuvo acceso Europa Press, se precisa que presuntamente la empresa "no está abonando las cuotas a la Seguridad Social pese a que las mismas se vienen descontando de las nóminas de los trabajadores". Lo mismo estaría ocurriendo, según el documento, con la cuota sindical que "no ha sido transferida" a la cuenta correspondiente.

En este sentido, el presidente del comité de empresa, José García Osorio, se cuestionó cómo la ley permite que cuando hay deudas con organismos públicos, como Hacienda o la Seguridad Social, que estimó en unos seis o siete millones en este caso, "se permite este tipo de operaciones". Además, cifró en unos 13.000 euros las cuotas sindicales.

El secretario provincial de CCOO, Antonio Herrera, aseguró a los periodistas que se ha informado de "una serie de hechos que conducen a una situación totalmente anómala, irregular y presuntamente fraudulenta", con los que, según indicó, se pretende "burlar" la legislación española en materia de los derechos fundamentales y el ordenamiento jurídico laboral.

Para Herrera, "empresarios tan indeseables y de esta calaña deterioran la imagen que debe tener nuestra industria turística que se tiene que basar en la calidad y profesionalidad y no en la especulación". Lamentó que esto pueda generar "un mal ejemplo a aquellos que no son profesionales y vienen a comprar hoteles en épocas de rebajas sin apostar por nada".

Así, se preguntó para qué el empresario ha llevado a cabo esta operación que, en su opinión, está llevando a "un deterioro permanente" del hotel y dijo que desconocen "si se trata de una manera burda o de sociedades interpuestas no tan burdas de blanqueo", insistiendo en que "no lo sabemos con certeza", por lo que se pide la investigación.

Por su parte, el secretario regional de Hostelería, Comercio y Turismo del sindicato, Gonzalo Fuentes, explicó que esta empresa "compró el hotel con más caché de la Costa del Sol por cero euros, sólo por las deudas y no pone dinero sobre la mesa", por lo que advirtió de que la situación es "complicada" y reconoció que existe "la amenaza" de un concurso de acreedores.

"Hay una legislación vigente y parece que este hombre --en referencia al empresario ruso-- viene aquí y maneja a su antojo y hace lo que le da la gana", aseveró Fuentes, quien lamentó que "si Los Monteros se perdiera, y vamos a luchar por que no, se perdería algo más que un hotel, porque el prestigio de la Costa del Sol es gracias a buques insignia como este establecimiento".

DERECHO DE LOS TRABAJADORES

Por otro lado, mostró su preocupación por si se producen "enfrentamientos", ya que "hay empleados que llevan 40 años, que no trabajan o no cobran y ven que otros de fuera están ocupando sus puestos". A este respecto, los responsables sindicales dijeron que la actuación "de agresión permanente de imposibilitar una representación sindical" supone "dejar sin defensa a los trabajadores".

Por tanto, en su escrito, el sindicato denuncia que la actitud del empresario "deteriora las relaciones laborales", así como "la escalada represiva" de la que, a su entender, está siendo objeto el presidente del comité de empresa, que fue despedido el 26 de marzo pasado "sin argumento alguno distinto a la realización de sus funciones como representante de los trabajadores".

En el documento, CCOO asegura que éste está siendo objeto de "amenazas y coacciones", además de dos agresiones físicas por parte, presuntamente, del empresario, actitud que "se ha extendido a otros trabajadores". En este sentido, García Osorio recordó que se han producido otras agresiones no denunciadas y que el empresario ha sido condenado por este motivo.