Juan Goyen, reelegido con el 71 por ciento de los votos al frente de la UGT de Navarra

El dirigente sindical advierte a la patronal de que si no desbloquea la negociación de los convenios, habrá "bronca" y será "gorda"

PAMPLONA, 23 (EUROPA PRESS)

Juan Goyen fue reelegido hoy con el 71 por ciento de los votos en el 9º Congreso de UGT de Navarra para iniciar su segundo mandato como secretario general al frente del sindicato en la Comunidad foral. Del total de 247 votos emitidos, 176 fueron para Goyen mientras que 66 papeletas fueron en blanco y cinco nulas.

El dirigente sindical defendió en su intervención tras la reelección que este congreso ha sido el de la "normalización de la vida sindical interna", tras la crisis de la que salió elegido por primera vez secretario general de UGT de Navarra hace tres años.

En la nueva Comisión Ejecutiva le acompañarán, también con el 71 por ciento de apoyos, Manuel Gómez, como secretario de Organización; Joseba Marín, como secretario de Política Electoral y Afiliación; Marta González, como secretaria de Administración; Jesús Santos, como secretario de Acción Sindical; Idoia Remírez, como secretaria de Empleo y Formación; y Marisol Vicente, como secretaria para la Igualdad.

Durante su intervención en la clausura del congreso, Juan Goyen se mostró muy crítico con la actitud de la patronal navarra en la negociación colectiva y advirtió de que si no desbloquea la negociación de los convenios habrá "un otoño caliente".

En este sentido, el secretario general de UGT de Navarra subrayó que si su sindicato va a la huelga, "lo hace con objetivos concretos y a conseguirlos a toda costa". "No creo que la situación esté para que nos metamos en una espiral de conflicto. Pero si no nos dejan otra salida que la bronca, la tendrán y gorda", dijo.

Juan Goyen defendió que los trabajadores y la propia UGT han mantenido en los últimos años "un comportamiento responsable, negociando incrementos salariales moderados mientras otros se llenaban los bolsillos a dos manos con beneficios desorbitados", y advirtió de que ahora no van a aceptar "ni recortes de derechos ni congelación salarial".

Ante la actual situación, Goyen hizo un llamamiento a la Confederación de Empresarios de Navarra y a sus empresas asociadas "para que reflexionen y actúen con la cordura y la responsabilidad que requiere este complicado momento".

CRÍTICAS AL GOBIERNO FORAL

El dirigente sindical también se mostró crítico con la actuación del Gobierno de Navarra en diversos ámbitos y afirmó que el Ejecutivo de UPN y CDN "se está convirtiendo cada día más en un reino de taifas en el que cada consejero va a su aire".

Así, afirmó que "hay consejeros que todavía no se han enterado o no quieren enterarse de qué significa la concertación social" y apuntó que el sindicato "se está encontrando con serios problemas en departamentos como Vivienda y Educación", las dos consejerías que están en manos de CDN.

También mencionó expresamente al consejero de Presidencia, Javier Caballero, de quien dijo que "se ha cargado de un plumazo el diálogo y la negociación colectiva en su ámbito de responsabilidad, dejando a los empleados públicos sin un convenio que regule sus condiciones laborales y económicas".

Ante esta situación, Juan Goyen consideró que el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, "tiene que poner orden en este Ejecutivo y apostar, con algo más que palabras, por la concertación social".

El recién reelegido secretario general de UGT de Navarra se pronunció en estos términos en presencia del vicepresidente económico del Gobierno foral, Álvaro Miranda, y de la consejera de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, que acudieron al acto de clausura del 9º congreso. También estuvieron presentes en el Baluarte una delegación del PSN, encabezada por su presidente, Román Felones, y una representación de CCOO.

Además, hubo presencia confederal de UGT, con la asistencia del secretario de Organización del sindicato, José Javier Cubillo, quien intervino ante los delegado del Congreso para realizar varias reflexiones sobre la situación de crisis económica.

Por un lado, Cubillo advirtió de que el diálogo social se encuentra en una situación "precaria" debido, a su juicio, a la posición de la patronal, que demanda congelación salarial y despido sin indemnización, y subrayó que ni UGT ni CCOO van a aceptar "chantajes" en el diálogo social.

Además, sobre la posibilidad de convocar una huelga general, el dirigente confederal de UGT explicó que el sindicato observa "con mucho detenimiento" la posición del presidente del Gobierno en torno a los derechos de los trabajadores y subrayó que valora "muchísimo" la disposición de Zapatero en relación con las prestaciones que necesitan las familias que no tienen ingresos y con el apoyo a la cobertura por desempleo.

Así, Cubillo afirmó que "mientras este Gobierno mantenga esta posición, CCOO y UGT no van a ir a movilizaciones que debiliten una posición necesaria y valiente en un momento tan crítico para la clase obrera española". "No vamos a debilitar posiciones políticas que en este momento caminan a proteger los intereses de los trabajadores", subrayó.