LAB afirma que la mesa de diálogo social nace "a plato puesto" y con "menú y precio" impuestos por la patronal

Cree que "la mayor parte de Euskal Herria se paralizará el jueves" y dice a EA, ante su "llamativa" adhesión, que "nunca es tarde"

BILBAO, 18 (EUROPA PRESS)

La secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, afirmó hoy que la mesa para el diálogo social convocada por el nuevo Gobierno vasco, a la que su central acudirá, nace "a plato puesto" y con "menú y precio" impuestos por la patronal. Además, pronosticó que "la mayor parte de Euskal Herria se paralizará el jueves", con motivo de la huelga general convocada por los sindicatos nacionalistas, y transmitió a EA, ante su "llamativa" adhesión, que "nunca es tarde".

En declaraciones a Herri Irratia-Loyola Media, Etxaide aseguró que tiene constancia del inicio de la ronda de contactos del Ejecutivo vasco y los agentes sociales para impulsar el diálogo social "por los medios de comunicación". Sin embargo, indicó que LAB acudirá a la cita "siempre que haya un debate real". No obstante, dijo tener la impresión de que "esa mesa de diálogo es a plato puesto y con el menú y el precio impuestos por la patronal".

Por esta causa, consideró que el primero de los asuntos a abordar debería ser el de "cambiar la dirección de las políticas actuales haciendo autocrítica" para, posteriormente, "continuar dando pasos que posibiliten ese cambio de manera real".

HUELGA

Por otra parte, expresó su convicción de que "la mayor parte de Euskal Herria se paralizará este próximo jueves con motivo de la huelga general convocada por la mayoría sindical vasca" y cifró en 800 los comités de empresa que se habían adherido a esta convocatoria la pasada semana.

Por otro lado, calificó de "llamativo y sorpresivo" que EA, un partido que estuvo al frente de la cartera de trabajo, "se haya sumado también a la celebración de este día reivindicativo". "Nunca es tarde", agregó.

A su juicio, la huelga servirá "para situar a la mayoría social en un proceso de cambios necesarios y para dejar en evidencia que, sin instrumentos propios de decisión, pocos pasos podrán darse en esa dirección".

También negó que la convocatoria tenga un carácter político, y afirmó que se trata de una movilización "estrictamente sindical" para "aunar fuerzas en ese empeño de cambiar las políticas actuales".