Laso (CCOO) advierte que la planta de Asturias con un solo horno "no funcionara" y piden mayor implicación de los gobiernos

El sindicato está dispuesto a movilizarse si en la reunión del próximo jueves no hay un acuerdo sobre el ERE y lamenta la inactividad política

OVIEDO, 04 (EUROPA PRESS)

La dirección de CC OO reclamó hoy a los gobiernos central y regional un "papel más agresivo" hacia la empresa ArcelorMittal para exigirle un compromiso con las plantas asturianas. El sindicato ofreció una rueda de prensa en Oviedo tras la reunión que mantuvieron Antonio Pino, secretario general de CCOO-Asturias, José Ramón Laso, responsable de siderurgia de la Federación Estatal de CC OO, Maximino García, secretario general de la Federación de Industria y Angel Díaz, secretario general de la sección de ArcelorMittal en Asturias.

Laso advirtió de que la planta de "Asturias no funcionará con un solo horno alto" ya que supondrá la "pérdida de rentabilidad" y trasmitió la preocupación del sindicato por el futuro de las instalaciones asturianas.

El secretario general de CC OO calificó de "peligrosa" la política de la empresa y advirtió del riesgo de que la compañía aproveche la coyuntura para adoptar "medidas estructurales que se lleven por delante unos cuantos miles de empleo".

"Estamos ante una situación delicada y peligrosa para el futuro de la siderurgia integral en Asturias y por tanto peligrosa para el futuro del empleo de los trabajadores", expuso el dirigente sindical.

En este sentido explicó que "ArcelorMittal está siguiendo una estrategia de mercado arriesgada porque está manteniendo precios elevados de productos y exigiendo plazos ajustados del pago y está incurriendo en un riesgo de pérdida de clientes que luego va a ser difícil de recuperar y puede afectar de forma directa para redimensionar el tamaño de la empresa".

Recordó, asimismo, que ArcelorMittal reparte dividendos a sus accionistas por lo que Pino considera que "el esfuerzo que están haciendo los trabajadores no está siendo correspondido de la misma manera por la empresa, más allá de que venga algún directivo de a decirnos que se han bajado un poquito los salarios".

En este sentido, lamentó que por parte del Gobierno central y autonómico no se haya exigido como contrapartida a la empresa en términos de empleo y de garantía de la actividad tras la negociación mantenida con las empresas eléctricas para lograr una mejora en la tarifa eléctrica tras la desaparición de la G-4.

"El Gobierno regional y de la nación deben exigir una clara fecha y un claro compromiso de arranque del horno alto y que haya un menor impacto en el empleo", expuso Pino quien añadió que ArcelorMittal "no está llevando a cabo las inversiones comprometidas".

El dirigente sindical expresó asimismo la incertidumbre sobre el futuro del horno alto de Gijón que está parado desde el pasado día 4 y cuestionó que haya alguna garantía de que pueda ser reparado "porque no podrá atender, a tenor de la vida útil de este tipo de instalaciones, la actividad de la siderurgia integral que para Asturias es algo irrenunciable".

Pino insistió en sus advertencias sobre las pretensiones de una compañía que "su única estrategia es la del beneficio" y comentó la posibilidad de que "tenga la tentación de suministrar, como ya hizo en el pasado, productos desde Francia a algunas factorías de España".

MOVILIZACIONES

Por su parte, Maximino García insistió en la sospecha de que la multinacional pueda estar utilizando "la situación de crisis" como argumento para "reestructurar su modelo empresarial". Criticó asimismo la "forma de entender las relaciones laborales" por su parte .

Ante este futuro incierto García aseguró que en la reunión mantenida hoy por la dirección del sindicato se acordó iniciar contactos con las otras centrales para ver la posibilidad de iniciar la movilización de los trabajadores y reclamar "que el Gobierno central y regional pongan más énfasis para exigir compromisos a la empresa" y para que "la empresa sienta la presión de los trabajadores".

El sindicato está dispuesto a plantear movilizaciones en el plazo de una semana tras la próxima reunión para negociar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y que ha sido convocada para el jueves. El sindicato no está dispuesto a prolongar más las negociaciones porque "esta situación no se puede seguir manteniendo en el tiempo".

José María Laso insistió en el riesgo que implica la parada del horno alto de Gijón para el futuro de las instalaciones. "Estamos preocupados porque esa parada puede ser el cierre definitivo de ese horno; no es verdad que existan experiencias anteriores; las otras paradas eran muy cortas y debidas a cortes de energía o mantenimiento", expuso Laso.

Por ello, el dirigente sindical insistió en que los políticos deben "exigir a este empresario que tenga en cuenta que el origen del dinero que invirtió en la compra de otras plantas salió de Asturias".

"Tenemos que reclamar a las autoridades del país que le exijan a la empresa un compromiso de arrancar el horno y, si es necesario, con inversiones", expuso Laso quien aseguró que las instalaciones de Asturias con un horno solo "no funciona porque no da ninguna rentabilidad a la planta".

Por otra parte, aseguró que la pérdida de tiempo en la ejecución de inversiones aprobadas puede "correr en contra de las instalaciones de Asturias". Puso como ejemplo las instalaciones de carril en las que en su opinión habría que hacer ya inversiones para mantener su competitividad ya que tienen demanda.

Advirtió asimismo de las intenciones de la dirección de "adelgazar" la empresa con la externalización de muchos servicios. Laso aseguró que "las garantías de los trabajadores son intocables y no se va a aceptar ninguna política de cierre de ninguna de las plantas para que la dirección obtenga más beneficios". El dirigente sindical aseguró que este planteamiento será transmitido por el secretario confederal de CC OO Ignacio Fernández Toxo al Consejo de Administración de la empresa..