M

Las centrales sindicales acusan a UGT y CC.OO de "boicotear" el paro y de "hacer el trabajo sucio de la Patronal"

SAN SEBASTIAN, 15 (EUROPA PRESS)

El sindicato LAB anunció hoy que "más de una treintena" de sindicatos del Estado e internacionales "han mostrado su solidaridad y apoyo" a la huelga general convocada para el 21 de mayo por los sindicatos nacionalistas en Euskadi.

La secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, dio a conocer hoy esta adhesión junto al miembro de Intersindical Canaria, Antonio Sardá, y acompañada por representantes de los sindicatos CUT Galicia, Trabajadores Unidos, Intersindical Aragón, Cobas, central unitaria de Trabajadores e Intersindical Catalana-CSC, que consideraron "justas las reivindicaciones que plantea la huelga del 21 de mayo" y animaron "a toda la clase trabajadora a salir a la calle".

Según Sardá, esta reivindicación "se suma a una serie de huelgas que se están desarrollando en Europa", y que "no se lleva a cabo en España como consecuencia de las burocracias sindicales de CC.OO. y UGT" que, a su juicio, "hacen el trabajo sucio de la Patronal, la banca y las administraciones".

En este sentido, criticó que ambos sindicatos "boicotean la huelga convocada en Euskadi en unos momentos en los que los despidos se cuentan por miles en todo el Estado, el desempleo alcanza cotas históricas y las patronales están en plena ofensiva ideológica".

Asimismo, lamentó que, en los últimos 30 años "y en especial desde que comenzó la crisis", la clase trabajadora "ha visto cómo sus derechos se reducían paulatinamente debido a las políticas laborales y económicas que adoptaban los distintos gobierno y a la connivencia y silencio de los sindicatos mayoritarios del Estado español".

"UTILIZAR LA CRISIS"

Por su parte, Etxaide agradeció la adhesión de todos los sindicatos a la huelga general convocada para el 21 de mayo, e insistió en que "la patronal y los grandes capitales se están sirviendo de la crisis para avanzar en sus posiciones y hacer pagas a la clase trabajadora el coste de una situación que ellos mismos han generado".

Además, criticó que "se les ha otorgado el poder de decidir cuál y cómo será la salida a esta crisis", algo que "conllevará que sus intereses prevalezcan siempre en contra de los intereses de la mayoría social trabajadores".

A su juicio, "sólo la movilización de la clase trabajadora creará la repuesta a esta crisis" con el objetivo de "cambiar la dirección de las políticas que han generado esta crisis cuyo resultado neto es una fase de crecimiento como no se había visto en otras épocas".

Etxaide lamentó que "cada vez es mayor el numero de trabajadores excluidos del mercado laboral, cada vez mayor el riesgo de pobreza de amplias capas populares y cada vez mayor el desequilibrio a la hora de repartir la riqueza", cuestiones que "se reivindicarán en la huelga del jueves".