María Jesús Cedrún, reelegida secretaria general de UGT con un respaldo de un 94% de los delegados

Advierte que el sindicato es "un ejército de 22.000 afiliados" preparado para "el diálogo o la movilización"

SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS) El 11º Congreso Regional de UGT respaldó hoy por amplia mayoría, un 94 por ciento de los delegados del pleno que ejercieron su derecho al voto, la reelección de María Jesús Cedrún Gutiérrez como secretaria general del sindicato en Cantabria, en lo que será su tercer mandato al frente de la primera organización social y sindical de la región.

La candidatura de Cedrún a la secretaría general de UGT, apoyada por 173 votos de los 184 escrutados, implica una nueva Ejecutiva regional integrada por 14 sindicalistas, seis de ellos nuevos en el cargo, los cinco secretarios de las comarcas (Besaya, Central, Oriental, Campoo y Occidental) y una nueva responsable de Empleo, Ana Belén Álvarez, ausente hoy en el congreso por motivos personales.

La nueva Ejecutiva regional de UGT en Cantabria estará formada, además de por María Jesús Cedrún, por Alfonso Gil Callirgos, como secretario de Organización y Coordinación Institucional; Luis Santos Clemente Guadilla, secretario de Administración; José Luis Hernando de las Heras, secretario de Acción Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente; la mencionada Ana Belén Álvarez como secretaria de Empleo; Lola Ortiz Escribano, secretaria de Formación; Asunción Villalba Maestegui, secretaria Para la Igualdad y Protección Social; Julio Ortega Coz, secretario de Comunicación y Servicios; y Pilar Santamaría García, en calidad de secretaria de Coordinación Jurídica.

A ellos se une, tal y como anunció la propia María Jesús Cedrún antes del cónclave, los responsables de las comarcas de la región: Luis Benito Barbero, como secretario comarcal de Besaya; Marcelino Liaño Páramo, secretario de la Comarca Central; Carolina Fernández Bravo, secretaria de la Comarca Oriental; Juan Carlos Martínez Barrios, secretario de Campoo; y Alfredo Rodríguez Díaz, secretario de la Comarca Occidental.

Por su parte las candidaturas al Comité Confederal y a la Comisión de Control Económico fueron respaldadas por un 96 por ciento de los votos de los delegados congresuales.

El Comité Confederal estará integrado por los miembros de la Ejecutiva regional Alfonso Gil y Luis Santos Clemente; mientras que en la Comisión de Control Económico, el presidente será Santos Orduña Pérez y los vocales Eugenio Herrero Montes, Rosario Benito González y Tomás Cadelo Blanco.

El acto de clausura del 11º Congreso Regional de UGT contó con las intervenciones de Lola Gorostiaga, secretaria general del PSOE en Cantabria y vicepresidenta del Gobierno regional; el secretario general del sindicato, Cándido Méndez; y la reelegida responsable regional de la central ugetista.

MÁS FUERTES Y CERCANOS

Cedrún aclaró se habían decidido "cambios en la organización", en alusión a la inclusión de los secretarios comarcales en la nueva Ejecutiva regional, "para hacerla más eficaz, eficiente y cercana a los trabajadores y trabajadoras, sobre todo los de las comarcas".

"No se ha hecho mal hasta ahora sino que se ha hecho distinto y hay una nueva realidad que nos exige cambios para seguir haciendo de esta UGT lo que otros hicieron, un sindicato fuerte, poderoso, que sea respetado y si no temido", subrayó Cadrún, tras reconocer que "estos cambios no han estado exentos de críticas".

En referencia a los responsables del sindicato que se mantienen en sus cargos en la Ejecutiva regional desde ella fue elegida por primera vez en el año 2002, comentó "muchos me preguntan por qué no hago cambios en este equipo de trabajo y yo respondo que para qué los voy a hacer si funciona muy bien y además ahora se amplía y se enriquece".

"Esto es un ejército de 22.000 afiliados bien engrasado y que lo tiene muy claro", agregó la reelegida secretaria general de UGT, tras matizar "estamos dispuestos a agotar la vía del diálogo pero también preparados, por si acaso, para movilizarnos".

Cedrún defendió la unidad de acción con CC.OO. porque "en esta lucha no conseguiremos nada con la división y, a pesar de nuestras discrepancias y encontronazos, tenemos que estar juntos en las propuestas y soluciones en la defensa de los intereses de los trabajadores".

La sindicalista identificó la estrategia y objetivos del sindicato con varias de las resoluciones aprobadas en el congreso regional, todas ellas encaminadas a la defensa de los servicios públicos, en concreto, una de repulsa y rechazo a la privatización de servicios en la sanidad cántabra y otra de apoyo a RTVE y a los medios de comunicación públicos.

En este sentido, la responsable regional de UGT aclaró, en alusión directa a las privatizaciones o a los intentos de acometerlas que "no podemos despistarnos ni dar un paso atrás porque lo único que garantiza un Estado fuerte y la igualdad de oportunidades son unos servicios públicos esenciales".

Sin abandonar la cuestión de las privatizaciones, Cedrún arremetió con dureza contra las propuestas de llevarla a cabo en los servicios públicos de empleo, tras matizar que "algunos quieren comparar los servicios públicos, que son los únicos que garantizan una intermediación justa entre el trabajador y la empresa, con las ETTs y las agencias privadas de colocación, y a nosotros nos entra la risa".

"DE LA JUNGLA VERDE AL DESIERTO"

Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, centró su discurso, como ha sido la tónica general de todos los expuestos en el congreso regional del sindicato, en la crisis económica, con la que según sus palabras, "hemos pasado de la jungla verde a un desierto, en el cual algunos están oteando algún brote verde que dé motivo a la confianza".

Méndez instó a que "se entienda y no se olvide por qué se ha llegado a esta situación gracias a una globalización neoliberal con los mayores recursos de la historia de la humanidad que ha sido la que peor los ha utilizado".

El secretario general de UGT criticó este sistema neoliberal "que se ha derrumbado con estrépito y se ha basado en el absurdo de menos sociedad y más mercado, en una economía productiva al servicio de la especulativa" y apostó por un nuevo modelo económico nutrido de la centralidad del trabajo, la formación y la innovación, "que no lograremos de la noche a la mañana, pero que en algún momento tenemos que abordar".

Méndez lamentó que la reforma laboral siempre se identifique en España con "menos derechos sociales, recortes de salarios y abaratamiento del despido", tras recordar que "nuestro país es en el que más reformas del mercado de trabajo y de las pensiones se ha hecho en toda Europa y en otras crisis, como la de los años 90, no fueron la solución ni evitaron la destrucción de empleo".

"Ése no es el camino", puntualizó el líder de UGT, quien recordó que en Alemania, "donde ha caído la economía casi el doble que en España, se mantiene y hasta se incrementa el empleo porque los empresarios lo tienen como un valor y sólo recurren al despido en las situaciones más límite".

"La gran diferencia entre Alemania y España", añadió Méndez, "es que ellos tienen una estructura más equilibrada que nosotros porque han apostado por la formación y la tecnología y así son la primera potencia exportadora del mundo, mientras que aquí hemos llegado a ser los primeros de Europa en crear empleo, pero muy precario, barato, de poco valor añadido y productividad".

Cándido Méndez recordó la iniciativa de UGT y de CC.OO. para resolver "la parálisis o semiparálisis del diálogo social" y aportar propuestas y soluciones concretas contra la crisis y defendió una Conferencia de Empleo e Industria con la presencia del Gobierno español y los presidentes de las comunidades autónomas porque, en su opinión, "existe mucha descoordinación entre las administraciones públicas a la hora de desarrollar las medidas adoptadas para salir de la crisis".