Mediavilla considera la igualdad como un elemento clave en la modernización de la Administración regional

El consejero de Presidencia y la secretaria general de UGT inauguran una jornada sobre el plan de igualdad en el Gobierno regional SANTANDER, 6 (EUROPA PRESS)

El consejero de Presidencia y Justicia del Gobierno de Cantabria, José Vicente Mediavilla, afirmó hoy que en el actual proceso de modernización de la Administración regional "tiene que tener forzosamente un especial reflejo el plan de igualdad efectiva y real con medidas que amplíen la igualdad de acceso al empleo público a la carrera profesional".

Mediavilla, que hoy inauguró junto a la secretaria general de UGT en Cantabria, María Jesús Cedrún, una jornada del sindicato sobre el futuro plan de igualdad en el Gobierno regional, subrayó que "la igualdad supone tratar desigualmente a los desiguales", tras reiterar que "si el acceso al empleo público está inspirado en el principio de mérito y capacidad, también lo debe estar el desarrollo profesional".

"La igualdad se alcanza cuando uno decide los cargos de confianza con independencia de su sexo y sólo en función de su capacidad", comentó Mediavilla, quien recordó que en la Consejería de Presidencia y Justicia predominan los cargos de responsabilidad política ocupados por mujeres, en alusión a un informe de UGT en el que se indica que sólo un 24% de los 69 existentes tienen una titular femenina pese a que las mujeres representan más del 60% de la plantilla del Gobierno de Cantabria.

"En mi consejería hay más mujeres que hombres en los cargos de responsabilidad pero no me vanaglorio de ello porque no se trata de que sea un hombre o una mujer sino de que sólo pienso en la capacidad para elegir a las personas", recalcó el consejero de Presidencia y Justicia del Ejecutivo autónomo.

UN REFERENTE

Por su parte, la secretaria general de UGT en Cantabria consideró de especial importancia que el futuro plan de igualdad en el Gobierno regional "sea un referente para todas las demás empresas, y más, ahora que ha fracasado el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva por la negativa de los empresarios a firmarlo".

En este sentido, María Jesús Cedrún recordó que "al no disponer de Acuerdo de Negociación Colectiva, principal marco de regulación en la negociación entre empresarios y sindicatos, tendremos que hacer un esfuerzo extra en todas las empresas porque no hay que olvidar que una gran parte de las disposiciones de la Ley de Igualdad se han delegado a la negociación colectiva".

La responsable regional de UGT agregó que "la Ley de Igualdad obliga a negociar y aplicar planes de igualdad en las empresas con al menos 250 trabajadores, como en el Gobierno de Cantabria, pero nos ha dejado la tarea más difícil, extender esas medidas de igualdad a empresas más pequeñas donde la actividad sindical es mucho más complicada".

De todos modos, la sindicalista matizó que "la igualdad no se circunscribe sólo al ámbito laboral", tras reclamar al Gobierno de Cantabria que agilice la red pública de servicios sociales y las infraestructuras de transporte público "porque si un hombre, y en la mayoría de los casos las mujeres, tienen que comprarse un coche para acceder a un puesto de trabajo, simplemente lo tienen que rechazar".

MÁS ALLÁ DE LA CONCILIACIÓN

En el acto inaugural de la jornada de UGT también intervino el responsable regional de Administración Autonómica del sindicato, Felipe González Bello, quien apostó por "articular aquellos mecanismos que sean necesarios para que no sean siempre las mujeres las que se acojan a las medidas de la conciliación de la vida laboral y familiar".

El sindicalista, ponente de la jornada del sindicato, destacó que algunos estudios elaborados por empresas especializadas ya identifican la conciliación de la vida laboral y familiar como "un freno en el desarrollo profesional de las mujeres, que siguen ocupándose en la gran mayoría de los casos de las tareas y cargas familiares".

"Es una cuestión de cultura porque parece que está como socialmente implantado que sea la mujer la que se dedique a las cargas familiares y las compagine de la mejor manera posible con su desarrollo profesional", puntualizó el responsable regional de Administración Autonómica de UGT.

Felipe González Bello puso como ejemplo en el propio sector público el significativo número de empleadas públicas forzadas a solicitar una jornada laboral parcial para poder atender las responsabilidades familiares, lo que en su opinión, "es un claro freno a su carrera profesional porque con una jornada parcial no puede aspirar a la promoción profesional o a un cargo de responsabilidad como una jefatura de servicio".