Muñoz (ELA) dice que serán necesarias más movilizaciones después del 21-M

  • Bilbao, 10 may (EFE).- El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha advertido de que después de la huelga general convocada por los sindicatos nacionalistas para el 21 de mayo en el País Vasco y Navarra "van a ser necesarias más movilizaciones" para defender los derechos sociales, que a su juicio "se van a ver atacados".

Muñoz (ELA) dice que serán necesarias más movilizaciones después del 21-M

Muñoz (ELA) dice que serán necesarias más movilizaciones después del 21-M

Bilbao, 10 may (EFE).- El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha advertido de que después de la huelga general convocada por los sindicatos nacionalistas para el 21 de mayo en el País Vasco y Navarra "van a ser necesarias más movilizaciones" para defender los derechos sociales, que a su juicio "se van a ver atacados".

Muñoz, en una entrevista con Efe, ha puesto de manifiesto que el sindicalismo no puede llevar adelante su agenda "sin movilizaciones" en una coyuntura en la que los derechos sociales "se van a ver atacados porque no se quiere tocar nada" que afecte a "los poderosos económicos".

El responsable del sindicato mayoritario del País Vasco ha destacado que la huelga general convocada por ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE e Hiru "obedece a una coyuntura muy grave", en la que "el sindicalismo no puede mirar para otro lado".

En su opinión, "hay razones más que suficientes para convocar huelga general" ante la "tremenda" destrucción de empleo que se registra, el "chantaje" de la patronal para rebajar condiciones laborales y las políticas públicas aplicadas, que "no se quieren cambiar" porque ello supondría "enfrentarse a los privilegiados".

Muñoz ha explicado que la "agenda" de ELA tiene objetivos "políticos" porque pretende que cambien determinadas políticas, entre ellas la fiscal.

Ha asegurado que la huelga general se hubiese hecho "exactamente igual" si hubiera sido otro el Gobierno vasco, en lugar del recientemente conformado con el socialista Patxi López como lehendakari.

A su juicio, el nuevo Gobierno vasco "no es nuevo" en cuanto a las políticas desarrolladas en materia económica y social porque el partido que lo integra "está en Madrid y ha hecho la legislación laboral" y también "ha hecho la fiscalidad en Navarra", según ha indicado a modo de ejemplo.

Para el dirigente de ELA, las políticas económicas se han hecho de manera acordada entre los partidos que han tenido opción de gobernar.

En referencia a las medidas planteadas por López en su investidura como lehendakari para hacer frente a la crisis, Muñoz ha señalado que los 3.000 millones de euros de endeudamiento anunciados están dirigidos "a cemento" y ello "no tapa el bajo gasto social" en Euskadi.

Respecto a la intención del nuevo Gobierno vasco de asumir las políticas activas de empleo, ha considerado que se acabará con "la interpretación que el Estado hace de las competencias pendientes de transferencia", a su juicio, "devaluando los contenidos políticos de las transferencias".

Ha criticado que para ese trabajo y para lograr que el País Vasco sea "una más de las 17" autonomías, el diálogo social es "un instrumento vital" ya que patronal, gobierno y sindicatos españoles consideran que debe servir para "uniformizar" el Estado en relación a lo laboral, social y económico.

Según ha añadido, "probablemente la llegada del nacionalismo español al Gobierno vasco -en alusión al pacto entre PSE-EE y PP para la investidura de López- haga pensar a la patronal, UGT, CCOO y el propio Gobierno que se dan las condiciones idóneas para instrumentalizar el diálogo social en esa dirección".

Para el dirigente de ELA, CCOO y UGT tienen "serios problemas" para explicar que el diálogo social funciona cuando se tiene "la tasa más alta de paro de Europa, la temporalidad más alta, la presión fiscal más baja y el gasto social más bajo de Europa".

Muñoz ha valorado, por otra parte, que ELA y LAB hayan llegado a un acuerdo para convocar la huelga general, pero ha puntualizado que "eso no quita que las diferencias están donde estaban" entre dichas organizaciones.

Según ha indicado, ambos sindicatos "tenemos diferencias no solventadas, que ELA no va a relativizar", en relación a modelos de intervención en negociación colectiva, participación institucional y la manera de abordar "el tema político".