Sindicatos y patronal del Metal acercan posturas y admiten "capacidad de movimiento" para negociar incremento salarial

Las partes volverán a reunirse mañana tras haber logrado principios de acuerdo en la regulación de jornada y en la vigencia

VIGO, 27 (EUROPA PRESS)

Sindicatos y patronal del Metal del sector metalúrgico de la provincia de Pontevedra acercaron hoy sus posturas en la negociación del convenio colectivo y confirmaron que tienen "capacidad de movimiento" para seguir debatiendo en torno al principal escollo de la negociación, el incremento salarial.

Ambas partes mantuvieron esta tarde varias reuniones con los mediadores de la Xunta, a los que presentaron sus planteamientos y límites --al alza y a la baja-- en lo que respecta a las subidas salariales. Así, los mediadores, que mantienen estos datos en la confidencialidad, son los que han decidido que los contactos de hoy no han sido suficientes para cerrar un acuerdo, pero que "hay movimientos favorables", según explicó el representante la patronal, Javier Martínez, por lo que se ha fijado un nuevo encuentro para mañana a las 10.30 horas.

Martínez explicó que los empresarios "han puesto todas las cartas sobre la mesa" y apuntó que el IPC "es un referente, pero no hay posturas inamovibles". En todo caso, precisó que "hay que procurar que no se incrementen los costes de las empresas".

Asimismo, confirmó que los sindicatos y los empresarios están de acuerdo "en la cuestión de fondo de la regulación de la jornada". En ese sentido, explicó que una comisión técnica integrada por representantes de la Administración, y de las partes, han redactado hoy un "borrador" sobre esa regulación, aunque ese documento quedó "aparcado" en favor de la negociación del salario, que es "más importante".

SINDICATOS

El responsable de CIG-Metal, Miguel Anxo Malvido, ratificó que tanto sindicatos como patronal tienen "capacidad de movimiento" en la negociación del incremento salarial -la última oferta de los representantes de los trabajadores es que haya un aumento garantizado, más una cláusula de garantía salarial basada en el IPC real, tanto para 2009 como 2010--.

El portavoz de UGT, Diego Atanes, reconoció que "el trabajo de los mediadores está siendo arduo", y precisó que, aunque haya habido acercamientos en cuanto a la regulación de la jornada y en la vigencia del convenio -han aceptado los dos años de duración--, todas esas cuestiones "van a formar parte de una acuerdo global".

El representante de CC.OO., Ramón Sarmiento, explicó que los sindicatos están "dispuestos" a esperar hasta la próxima reunión antes de contemplar la posibilidad de convocar nuevas movilizaciones, porque los mediadores consideran que "es cuestión de horas que la patronal pueda madurar su oferta". Según Sarmiento, "es posible" cerrar un acuerdo mañana, aunque matizó que "hay que ser prudentes porque el incremento salarial es la parte más difícil de la negociación".