UGT rompe la mesa de negociación del Convenio de Comercio de Alimentación de Toledo

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

La mesa de negociación del Convenio de Comercio de Alimentación de Toledo, que se constituyó el pasado 18 de febrero, se rompe después de tres meses de "intensas negociaciones" tras levantarse de la misma los representantes del sindicato UGT.

Según informó UGT en un comunicado, durante estos tres meses "apenas se han conseguido logros en el articulado del convenio debido a la cerrazón de la patronal".

No obstante, lo que ha terminado de romper el diálogo "ha sido una propuesta por parte de la patronal en materia salarial, claramente inadmisible, casi insultante, por ser insuficiente y muy alejada de los intereses de los trabajadores y de lo que consideramos límites mínimos rompiendo, con dicha propuesta, el modelo de negociación colectiva que desde años se había instaurado".

Por este motivo, UGT ha decidido no continuar dilatando más un proceso que "ni siquiera podríamos calificar de negociador, puesto que estaba bloqueado".

La actividad de este sector se centra en la comercialización de productos de primera necesidad, "por lo que no se puede hacer demagogia sobre la incidencia de la crisis y sus efectos, ya que aguanta mejor la situación que otros en los que se ha llegado a acuerdos satisfactorios para ambas partes".

Según recuerda UGT, los trabajadores de este sector tienen "unas condiciones laborales que son de las más precarias de toda la provincia, incluso de toda la región, no sólo en materia salarial sino también en cuanto a horas de trabajo y jornadas irregulares, lo que hace imposible la conciliación de la vida laboral, familiar y personal en muchos casos".

Desde UGT "no entendemos" por qué el otro sindicato que ha estado presente en las negociaciones "decide continuar en una dinámica que no conduce a nada, excepto a que la patronal se salga con la suya para precarizar aún más el sector, puesto que la postura mantenida por los empresarios en las últimas semanas ha sido cerrada, invariable e intransigente, con claros signos de bloqueo de la negociación".

No obstante, UGT deja abierta la posibilidad de volver a retomar la negociación "si la patronal adopta una postura negociadora, y no de máximos".