UGT y CCOO piden que la reforma de la Ley de Cajas reduzca el poder del Gobierno regional y se imponga el consenso

Emiten un voto particular al informe aprobado por el CES

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos Comisiones Obreras y UGT reclamaron hoy, a través de un voto particular al informe del Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid, que la nueva reforma a la Ley de Cajas de Ahorros elimine el incremento de poder de decisión sobre los consejeros de Caja Madrid que el Gobierno regional había introducido para sí, al tiempo que reclamaron que se imponga el consenso en la entidad.

Y es que los dos sindicatos consideran "insuficientes" los cambios incluidos en el Anteproyecto de Ley presentado la pasada semana por el Gobierno regional para sortear los elementos recurridos por el Gobierno central en su recurso ante el Tribunal Constitucional.

Así, el voto particular emitido por Jaime Cedrún y Carmen López, representantes de CCOO y UGT en el CES, respectivamente, indica, que "se debe limitar la presencia de consejeros que de forma indirecta, elige el poder político" y abogan por "regular las entidades representativas desvinculando su elección del gobierno regional e incorporando criterios objetivos de representatividad".

Los sindicatos creen que es precisa una proporcionalidad que equipare el número de representantes de instituciones representativas del empresariado con las de los trabajadores, así como un reparto lógico en función del peso institucional o del volumen de depósitos de las Universidades, según el texto, al que tuvo acceso Europa Press.

Destacan, además, que no se comprende la modificación de la distribución de los consejeros correspondientes a la Entidad Fundadora, el Patronato Real, que elimina el reparto proporcional entre los diferentes actores en la caja.

En este sentido, CCOO y UGT destacan que el cambio introducido supone un sobrepeso del Ejecutivo en la distribución de los consejeros, de modo que los municipios, que elegían hasta ahora 100 de los 320 consejeros de la asamblea de Caja Madrid, reducen su presencia a 80 (20 menos); los Impositores (clientes) de la Caja dejan su representación en 22, pasando de 112 a 90; la Asamblea de Madrid, que elegía a 40 pasa a 53 (13 más) y las Entidades representativas crecen de 32 a 61 (gana 29), mientras la representación de los trabajadores de la caja no se altera.

LIMITAR EL PODER POLÍTICO

El Grupo Sindical recomienda en este sentido que cualquier planteamiento que suponga no aplicar la proporcionalidad debe estar justificado en el "refuerzo" de los sectores que representan la participación social y en la "limitación del poder político".

Por último indican que es necesario hacer una apuesta por el gobierno de la Caja con amplio acuerdo, "recuperando la exigencia de los dos tercios para la atribución al Presidente de competencias ejecutivas".

El Grupo Sindical lamenta además que el anteproyecto de Ley se ha vuelto a proponer sin que se haya producido un proceso de diálogo y de búsqueda de consenso que recupere la estabilidad, confianza y tranquilidad en el gobierno de la Caja y en las relaciones de las instituciones.

"Se recomienda que con carácter prioritario, y en el marco de debate y discusión que se abre con la presentación en el CES, se proceda por parte del Gobierno regional a impulsar este dialogo necesario y a establecer un marco de confianza y de consenso político y social", señala el texto.

Este acuerdo, siendo siempre necesario, "lo es más que en un momento de grave crisis económica con un especial impacto en las entidades financieras españolas, singularmente en las cajas, golpeadas por la crisis financiera internacional y por la caída del sector inmobiliario", añaden los sindicatos. "En este momento cobra especial sentido mantener el carácter jurídico de las cajas, reforzando la participación social a la par que su gestión profesional", insisten.