UGT y CCOO reclaman mayor movilización de la inspección ante el incremento de enfermedades profesionales sin reconocer

Advierten del "dramático aumento" de las muertes en el tajo en Castilla y León, con 96 víctimas el pasado año, 25 más que en 2007

VALLADOLID, 28 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras reclamaron hoy una mayor movilización de la inspección laboral ante el incremento de las enfermedades profesionales y de otros daños derivados del trabajo que están sin reconocer. Del mismo modo, hicieron un llamamiento a los médicos de atención primaria para que actúen como "centinelas" para detectar cuanto antes las enfermedades profesionales ya que, a pesar de que existen, "no se notifican".

"Con la maldita crisis los empresarios se están aprovechando", lamentó el secretario de Salud Laboral de CC.OO. en Castilla y León, Mariano Sanz Lubeiro, quien, tras advertir del empeoramiento de las condiciones laborales, de las mayores dificultades en la negociación colectiva y de la pretensión empresarial de "socavar" los derechos laborales en su conjunto, cuestionó que los trabajadores tengan que demostrar permanentemente que se encuentran mal mientras que los empresarios hablan de absentismo y de fraude.

Esta fue una de las principales reivindicaciones de UGT y CC.OO. en Castilla y León con motivo de la celebración hoy, martes 28 de abril, del Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo que, en la comunidad castellanoleonesa, se celebra bajo el lema 'Ahora más que nunca, ¡ni un paso atrás!.

Según los datos aportados hoy por ambos sindicatos, Castilla y León sufrió el pasado año un "dramático" incremento del 35 por ciento en el número de accidentes laborales de carácter mortal, hasta alcanzar las 96 víctimas mortales, 25 más que en el ejercicio de 2007.

"Y lo que es aún más grave, persiste en el último año el subregistro de enfermedades profesionales", insistieron UGT y CC.OO., que advirtieron de que Castilla y León se encuentra en este caso en una situación "aún más preocupante" con un descenso del 19,32 por ciento en la notificación de enfermedades profesionales respecto a 2007 y un 62,7 por ciento menos que en 2006.

En este sentido, el secretario de UGT en Valladolid, Mariano Carranza, exigió a los empresarios que, en estos momentos de crisis, cumplan aún más con la legislación vigente "porque los datos no son buenos" al mismo tiempo que hizo un llamamiento a las administraciones para que velen por el cumplimiento de la norma en todo lo relacionado con la seguridad y con la salud laboral.

NO DEJAR RESQUICIOS

Carranza también lanzó un mensaje a los delegados sindicales de prevención laboral a los que animó a "no dar ni un paso atrás" en la lucha contra la siniestralidad laboral para no dejar "resquicios" ni en la negociación colectiva ni en la actividad diaria en los centros laborales.

"El objetivo no es ambicioso, es totalmente irrenunciable", aclaró el líder provincial de UGT, que advirtió del peligro de que en estos momentos de crisis la seguridad y la salud laboral dejen de ser una prioridad o una actividad subsidiaria por parte de los empresarios cuando debe se "un eje fundamental y vertebrador de toda la actividad de la empresa".

UGT y CC.OO. aprovecharon la celebración de este Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo para celebrar una asamblea conjunta de delegados de prevención laboral que concluyó a las 12.00 horas con una concentración ante la sede de la patronal regional a la que los sindicalistas acudieron con banderas negras como símbolo de "duelo" y homenaje a esos 96 muertos en el tajo.