Un sindicalista dice que la expropiación petrolera en Venezuela podría afectar a 22.000 obreros

  • Caracas, 9 may (EFE).- La nacionalización de la industria auxiliar petrolera afincada en torno al Lago de Maracaibo podría dejar "sin garantías de estabilidad laboral" a 22.000 trabajadores de la zona, dijo el sindicalista opositor Bernardino Chirinos.

Un sindicalista dice que la expropiación petrolera en Venezuela podría afectar a 22.000 obreros

Un sindicalista dice que la expropiación petrolera en Venezuela podría afectar a 22.000 obreros

Caracas, 9 may (EFE).- La nacionalización de la industria auxiliar petrolera afincada en torno al Lago de Maracaibo podría dejar "sin garantías de estabilidad laboral" a 22.000 trabajadores de la zona, dijo el sindicalista opositor Bernardino Chirinos.

El dirigente sindical señaló que la nacionalización, basada en una ley de reciente aprobación, solo beneficiará directamente a 8.000 trabajadores de los 35.000 que prestan servicio en la costa oriental del lago, según publica hoy el diario El Nacional, vinculado a la oposición.

"Esa ley no nos beneficia. Hay 35.000 trabajadores en la Costa Oriental y solo 8.000 van a ser absorbidos. Hay 22.000 trabajadores sin garantías de estabilidad laboral", dijo Chirinos al diario.

Chirinos, que es uno de los directivos del Sindicato de Trabajadores Petroleros del estado Zulia, explicó que en el bloque de trabajadores afectados citado por él incluyó al "personal administrativo, de campo y colaboradores".

El Gobierno venezolano nacionalizó ayer 60 empresas del sector auxiliar petrolero, cuyo patrimonio consiste en 300 lanchas, 30 remolcadores, 30 gabarras, 39 terminales y muelles, 61 lanchas de buzos, cinco diques de astilleros y 13 talleres.

También quedaron incluidas en la nacionalización actividades de inyección de agua y gas en los yacimientos petroleros para mantener su presión interna y poder extraerles el máximo posible de su contenido.

El Gobierno explicó que una de las razones que más pesó a la hora de optar por la nacionalización de ese sector fue el papel que desempeñó durante el sabotaje petrolero de 63 días registrado entre diciembre de 2002 y febrero de 2003.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, recordó que en aquel hecho, que provocó al país pérdidas calculadas en más de 15.000 millones de dólares, la industria auxiliar fue una pieza importante del sabotaje, cuyo objetivo final era el derrocamiento de su Gobierno.