Economía/Laboral.- La OIT busca en Lisboa soluciones para un trabajo digno en tiempos de crisis

LISBOA, 9 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) La reunión regional europea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) comienza mañana en Lisboa, bajo el tema "Los desafíos del Trabajo Digno para Europa" en una situación de crisis internacional como la que se vive actualmente y en la que el empleo es una de las principales víctimas. El director general de la OIT, Juan Somavia, consideró en Coimbra, donde fue nombrado Doctor Honoris Causa, que la mejor forma de hacer frente a la actual situación de crisis es que los gobiernos pongan la ética y la dignidad del trabajo en el centro de una nueva globalización. "Queremos colocar la dignidad del trabajo y los problemas del medioambiente en el corazón de una nueva globalización" y "organizar una nueva globalización en torno al tema del desarrollo sustentable", afirmó Somavia. "Vemos un drástico deterioro de la producción y de los niveles de empleo en toda la región", dijo el Director General de la OIT. "Las repercusiones sociales y políticas de una recesión profunda y prolongada son enormes. Nuestra atención prioritaria debe centrarse en frenar la caída hacia una recesión de gran impacto social". Un estudio reciente de la OIT, sobre Tendencias Mundiales del Empleo, muestra que si el crecimiento disminuye con mayor rapidez y los esfuerzos de recuperación son diferidos hasta 2010, la región del Sudeste de Europa (no UE) y los países CEI podrían ver sus tasas de desempleo aumentar de 8,8 a 9,8 por ciento en 2009, mientras que en la Unión Europea y otras economías desarrolladas la tasa de desempleo podría enfrentar un aumento del 1,5 por ciento: de 6,4 por ciento en 2008 a 7,9 por ciento en 2009. A partir de mañana y hasta el próximo viernes, la OIT reúne en Lisboa a los líderes políticos y sociales de 51 países, que van a evaluar los diferentes paquetes de incentivos que se están implementando y discutir medidas económicas, de empleo y sociales apropiadas, con el objetivo de incorporar la Agenda de Trabajo Decente de la OIT como un componente clave de las respuestas políticas a la crisis. Entre las medidas que debatirá la OIT y después propondrá a los gobiernos para que las tengan en cuenta, están la ampliación del subsidio de desempleo, la creación de más oportunidades de formación, esquemas de empleo de emergencia y redes de seguridad direccionadas. Los sectores que necesitan más protección, según esta organización de Naciones Unidas, son los jóvenes, los trabajadores precarios, los inmigrantes y los pobres. En situaciones de crisis como esta, la prioridad para la OIT es el aumento del subsidio de desempleo y otros apoyos sociales, de forma temporal, ya que son los que tienen efectos más inmediatos y "están dirigidas a los grupos sociales más desprotegidos", al contrario que otras medidas para combatir la crisis. Sin embargo, esta organización reconoce que han sido muy pocos los países europeos que han aumentado significativamente la cantidad, la duración o los criterios del subsidio de paro y otros apoyos. La OIT también considera una prioridad la protección del sistema de pensiones y la revisión de las condiciones de crédito aplicables a las personas con créditos hipotecarios, así como el refuerzo de las medidas de protección social, con el objetivo de garantizar un rendimiento mínimo a todos los que lo necesiten.