ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: Los investigadores encuentran restos de un segundo fallecido entre los escombros de Alcanar

Se ha recuperado la mitad del empleo, pero necesitamos más… y antes que volver a las urnas


  • Desde febrero de 2013 el número de parados baja en 1,35 millones y se recuperan casi 1,7 millones de afiliados de los 3,3 millones que se perdieron en la crisis.

  • Pero necesitamos aún muchos más nuevos puestos de trabajo y menos acudir a las urnas. Trabajadores y empresarios ya han vivido suficientes tiempos difíciles y procesos electorales.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez durante su entrevista para explorar las posibilidades de un nuevo gobierno.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez durante su entrevista para explorar las posibilidades de un nuevo gobierno. MADRID | EUROPA PRESS

Ya puede decirse que se han recuperado algo más de los 3,3 millones de afiliados a la Seguridad Social que se perdieron durante los duros años de la última crisis económica.

Pero no es suficiente. Todavía hay que crear millón y medio de nuevos puestos de trabajo más para volver a los niveles precrisis.

Y deberían crearse dos millones de nuevos empleos netos si queremos acercarnos a los 20 millones de afiliados, una cota que podría aliviar en alguna medida las tensiones sobre el sistema de pensiones, uno de nuestros mayores retos como país a corto, medio y largo plazo.

Reducción del paro

El ritmo de reducción del desempleo ha aumentado durante el reciente mes de julio hasta niveles del -9% interanual, que no se conocían desde hace cerca de dos décadas, muchísimo antes del estallido de la crisis, desde el año 1999.

Lo que se traduce en que durante los últimos 12 meses el desempleo se haya reducido en 263.215 personas, según los datos del paro registrado en las oficinas públicas de empleo que se han conocido hoy.

Además, la caída acumulada en los dos últimos años, entre julio de 2014 y el pasado mes, es superior ya a los 700.000 desempleados. En concreto, hay 736.799 parados menos que hace ahora dos años.

Y lo que es más significativo, desde que se alcanzó el triste récord de desempleo en nuestro país según el antiguo INEM, en febrero de 2013 con 5.040.222 parados, el descenso del número de desocupados se acerca ya al millón y medio en tres años y medio: hay 1.357.161 parados menos.

Creación de empleo

Por su parte, el incremento interanual del número de afiliados a la Seguridad Social también ha recuperado un ritmo muy positivo durante el pasado mes, recuperando la cota de crecimiento del +3% que se había perdido en los meses precedentes.

En julio la ganancia interanual de afiliados a la Seguridad Social ha sido de 529.804 cotizantes (+3,06%).

La creación de puestos de trabajo en los dos últimos años, entre julio de 2014 y el mismo mes de 2016, es de más de un millón. Exactamente, 1.097.889.

Y, desde su peor momento, en febrero de 2013, cuando el número de cotizantes se redujo hasta 16.150.747 tras perder 3,3 millones de afiliados en los primeros años de la crisis, el sistema ha ganado casi 1,7 millones de ocupados en tres años y medio. Exactamente, se han sumado 1.694.245 cotizantes.

Perspectivas de futuro

Es decir, ya se ha recuperado algo más de la mitad del empleo perdido en la crisis, que se prolonga ya durante ocho años. Mucho tiempo y muchos puestos de trabajo aún por reconquistar. Probablemente demasiados.

Por eso hay que seguir recordando a empresarios, sindicatos, trabajadores y líderes políticos, especialmente a éstos últimos, porque deben crear las mejores condiciones para que sea posible o al menos no poner más piedras en el camino a los empleadores, que queda mucho por hacer y que las políticas de impulso a la actividad económica y a la creación de empleo deben seguir en la agenda de prioridades.

Una agenda de prioridades de las que parecen haber desaparecido, a juzgar por la evolución de las negociaciones para formar gobierno. Tanto en enero tras los comicios del 20-D como ahora tras los del 26-J, cada día escucho hablar de posibles abstenciones, vetos, y sobre todo de desacuerdos y amenaza de nuevos comicios generales.

Pero nada acerca de discusiones sobre cómo seguir recuperando empleo y ganándole espacio al aún altísimo nivel de paro para un país desarrollado.

Señores políticos hagánnos el favor de formar un nuevo Ejecutivo estable y moderado que permita seguir la senda de la recuperación económica y del empleo. Olvídense del tacticismo partidista y cumplan esas declaraciones de intenciones que siempre muestran en campaña.

Es lo primero que precisan unos ciudadanos, tanto trabajadores como empresarios, que ya han saciado con creces su experiencia de acudir a las urnas y de vivir tiempos difíciles.