Biodiversidad pone en marcha una campaña de lucha contra la enfermedad de las manchas foliares del eucalipto

SANTANDER, 30 (EUROPA PRESS) La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad del Gobierno de Cantabria ha puesto en marcha una campaña de lucha contra la enfermedad de las manchas foliares (MFE), que afectan a las plantaciones de eucalipto, muy abundantes en la región. Para ello, ha publicado una Orden, que entrará en vigor mañana, martes, y que tiene como objetivo aunar los criterios de corta y, por tanto, fijar para las plantaciones de eucalipto blanco de particulares de Cantabria un turno de aprovechamiento o edad mínima de corta igual al establecido para los Montes de Utilidad Pública. De esta manera, se pretende controlar la MFE, de manera que el período en el que los eucaliptos se vean expuestos a ella sea menor. Según se explica en la Orden, los problemas sanitarios en relación a esta especie silvícola comenzaron en 1999, cuando se detectó el agente defoliador 'Gonipterus scutellatus', y se acentuaron en 2000 con la aparición de las manchas foliares, producidas por el hongo mycosphaerella. Los síntomas de MFE aparecen principalmente en las hojas juveniles, y consisten en la aparición de manchas, inicialmente de color verde pálido, y luego marrón claro, de hasta 10 milímetros de diámetro, que van secando la hoja hasta que se cae. Como resultado, se produce una merma de la capacidad fotosintética, deformaciones en los árboles e incluso su muerte. La intensidad de daño en los eucaliptales de Cantabria puede considerarse muy importante ya que la pérdida de la capacidad fotosintética media, dependiendo del año, oscila entre el 43% y el 52%, estimándose una pérdida de crecimiento medio en algunos años del 67% en diámetro y el 45% en altura. Por ello, la Orden señala que la considerable superficie plantada con eucaliptos en Cantabria, la gravedad de los daños, y el peligro de extensión de la enfermedad de unas plantaciones a otras, aconseja la adopción de medidas de control de este organismo nocivo.