Madereros e investigadores extremeños desarrollan una técnica que permitirá emplear el eucalipto rojo en la ebanistería

La comunidad autónoma tiene 75.000 hectáreas de esta variedad, que hasta ahora se destina a usos "poco rentables", como carbón y palés MÉRIDA, 11 (EUROPA PRESS) Madereros e investigadores extremeños trabajan juntos en el desarrollo de un proyecto de investigación que permitirá "rentabilizar", mediante su utilización en la ebanistería, la madera del eucalipto rojo, una variedad "hasta ahora, considerada por los consumidores como de bajo interés". El primer resultado visible de esta iniciativa se materializó hoy en la presentación del prototipo de un mueble elaborado a partir de esta variedad de eucalipto, en cuyo diseño y construcción participaron el Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón de la Junta de Extremadura (Iprocor) y la empresa 'New Coarthe', que opera en la localidad cacereña de Hervás. Durante la presentación del prototipo, el director de Iprocor, Miguel Elena, destacó el "importante" valor de este proyecto, que empezó a gestarse en el año 2006 como una idea "rompedora", y cuya puesta en marcha podría implicar el nacimiento de una nueva industria en la región, "con presencia en mercados muy importantes". Antes de que esto sea así, dijo, el prototipo actual deberá estar en observación por un período de dos años, para que una vez se compruebe su "absoluta estabilidad", esté en condiciones de comercializarse. Al acto de presentación de este nuevo tipo de muebles, además de Elena, asistieron el director general de Innovación y Competitividad Empresarial de la Junta de Extremadura, Jesús Alonso, así como los ingenieros responsables del proyecto y miembros de la empresa 'New Coarthe', Adrián Montero y Javier Hernández. DE CARBÓN A MOBILIARIO Esta iniciativa, enmarcada en el Proyecto de Tratamientos de Estabilización de la Madera de Eucalipto Rojo (Temer) y financiada por el Plan de Desarrollo Tecnológico de la Junta de Extremadura, permitirá, según Elena, cambiar la categoría "inferior" que actualmente tiene el eucalipto rojo a otra "equiparable, perfectamente, con la de la madera de ebanistería". La comunidad autónoma cuenta con una extensión de 75.000 hectáreas de esta variedad de árboles que, "por el momento", se utilizan para carbón y palés, "los destinos más bajos que puede tener la madera, además de los menos rentables y con menos valor añadido", comentó el director de Iprocor. Por ese motivo, incidió en las "líneas muy interesantes" que se abren para la región en base a este descubrimiento, que "seguirá desarrollándose a partir de ahora", con la mirada puesta en la comercialización de este tipo de muebles en "mercados importantes". Al respecto, uno de los "padres" del proyecto, el ingeniero Javier Hernández, manifestó su "confianza" respecto a la futura respuesta de los clientes. "El eucalipto rojo no tiene nada que envidiar a las maderas rojas que hay en el mercado, además, el consumidor suele ser muy receptivo a las novedades", añadió. Además, Hernández adelantó el posible "impacto" que una nueva industria ligada al eucalipto rojo puede tener en el mercado de trabajo extremeño. Según dijo, en Hervás, una localidad cuya actividad económica es la explotación del castaño, unas 300 familias de la zona viven de este negocio. "Hervás, muy importante en madera de castaño, con 1.500 hectáreas de estos árboles, la ha venido explotando tradicionalmente y de manera sostenible y controlada, dando trabajo a unas 300 familias, por lo que es muy fácil extrapolar lo que supondría explotar 75.000 hectáreas de eucalipto rojo si este proyecto se pone en valor", aseguró Hernández. TRATAMIENTO DE LA MADERA En cuanto al tratamiento que pasa el eucalipto rojo para ser apto para convertirse en mobiliario, el director de Iprocor detalló que, en primer lugar, debe someterse a un proceso de saturación por vapor de agua que disuelve las sustancias internas de la madera que provocan su "inestabilidad" y que son posteriormente extraídas con un tratamiento al vacío. De esta manera, dijo, se evita que se produzcan los "movimientos permanentes de rotación y traslación" en el interior de la madera, que son los que ocasionan que su comportamiento se altere. Una vez construido el mueble, es "forzado en todos sus parámetros", para comprobar que su estructura "es homologable con las normas de calidad vigentes" y, en todo caso, "reevaluar y corregir" cualquier incidencia que se detecte y que pudiera ocasionar su "deformación", detalló Elena. Este "complejo" proceso, sin embargo, "no" implicará que los muebles hechos con esta variedad tengan un coste superior a los fabricados con otras maderas, "ya que el precio de la madera de eucalipto rojo es prácticamente insignificante", dijo. INVESTIGACIÓN PARA LA COMPETITIVIDAD El desarrollo de esta investigación es, según el director general de Innovación y Competitividad Empresarial de la Junta de Extremadura, Jesús Alonso, una muestra de que la innovación, la investigación y el desarrollo tecnológico "deben ser referente en lo que es la fortaleza y la competitividad" de las empresas extremeñas. En esta línea, destacó el "enorme esfuerzo" que la administración regional está llevando a cabo en materia de infraestructura científica. De hecho, recordó que, en el ejercicio pasado, la Junta invirtió más de 10 millones de euros en este campo. Asimismo, indicó que en lo que va de 2009 se han contratado a más de 80 investigadores y técnicos para que "trabajen por y para el tejido empresarial" de la región en el desarrollo de investigación, a través de los centros tecnológicos extremeños. Finalmente, mostró su "satisfacción" por el "impresionante" proyecto para "rentabilizar" la madera de eucalipto y manifestó su deseo de que "aporte vías de solución" para el sector maderero en Extremadura, "uno de los que más está padeciendo la terrible crisis económica", concluyó Alonso.