Morata dice que ahora se comprende el valor económico y no solo científico de Doñana

  • Sevilla, 11 feb (EFE).- El presidente del Consejo de Participación de Doñana, Ginés Morata, ha dicho a Efe que los cuarenta años de existencia de este parque nacional han ayudado a que la población del entorno comprenda el valor económico y no solo científico o conservacionista de este espacio protegido.

Morata dice que ahora se comprende el valor económico y no solo científico de Doñana

Morata dice que ahora se comprende el valor económico y no solo científico de Doñana

Sevilla, 11 feb (EFE).- El presidente del Consejo de Participación de Doñana, Ginés Morata, ha dicho a Efe que los cuarenta años de existencia de este parque nacional han ayudado a que la población del entorno comprenda el valor económico y no solo científico o conservacionista de este espacio protegido.

"Cuando empecé a ir a Doñana como estudiante nadie del entorno entendía muy bien qué era aquello y qué se pretendía hacer allí; ahora he comprobado que la población se ha dado cuenta de que Doñana no solo tiene un gran valor científico o conservacionista, sino también económico", ha señalado Morata en una entrevista con Efe.

En su opinión, la población del entorno ha asimilado que "el sello Doñana vende y que es un valor añadido a la producción de la zona".

Este relevante científico, que hace cuarenta años investigaba en Doñana el alcotán, una pequeña rapaz, preside hoy el Consejo de Participación, que suma el patronato del Parque Nacional y la junta rectora del Parque Natural tras la transferencia del primero a la Junta de Andalucía en 2006 por un fallo del Tribunal Constitucional.

La llegada al Consejo de este investigador del Centro de Biología Molecular (CSIC-UAM), Premio Príncipe de Asturias, Premio Santiago Ramón y Cajal o Premio Rey Jaime I, entre otros, además de Medalla de Andalucía en 2003, cambió la tendencia de que los presidentes del patronato de Doñana fuesen políticos como Alfonso Guerra, Isabel Tocino o Jaume Matas.

Morata se muestra "bastante satisfecho" de los casi tres años de funcionamiento del Consejo de Participación, integrado por unos cincuenta representantes de administraciones, entidades científicas y asociaciones sociales, económicas, sindicales y culturales vinculadas a Doñana, y especialmente satisfecho de la labor del equipo de dirección y gerencia del Espacio Natural.

"No puedo decir que estoy completamente satisfecho porque entonces no podríamos mejorar en el futuro, pero creo que a medida que el número de reuniones ha aumentado el funcionamiento ha sido cada vez es más fluido", ha aseverado.

En su opinión, el Consejo no ha quedado dividido tras su última reunión, en la que una parte de sus miembros, con él a la cabeza, votaron contra el oleoducto de Huelva a Extremadura pues lo considera "una legítima diferencia de criterios".

"En esta reunión llegamos a un consenso en todos los puntos excepto en este. Considerando que en el Consejo participan representantes de instituciones políticas, administrativas y sociales de muy diversa índole, esto representa un alto grado de integración. Creo que el pensamiento único no es bueno y considero lógico que en un Consejo con tantos participantes no hubiese una posición única ante un tema tan controvertido", ha aseverado.

Valora que Doñana haya crecido de las 7.000 hectáreas de la Reserva Biológica, en 1963, a las más de cien mil del Espacio Natural, ente que gestiona el parque nacional y el natural.

En el plano científico y conservacionista, el cambio operado ha sido espectacular y "sin pretender ser exageradamente optimista" Morata cree que Doñana es "el espacio natural más importante de Europa".

"El papel de Doñana para el conocimiento científico es muy importante; de hecho, en la Reserva Biológica trabajan científicos de categoría internacional y científicos de varios países nos visitan cada año", ha añadido.

Esta importancia, avalada con títulos como Reserva de la Biosfera o Patrimonio de la Humanidad, refuerza la posición estratégica de Doñana ante el desafío del cambio climático.

"Doñana puede jugar un papel extraordinario en la comprensión del cambio climático y de sus efectos sobre la biología, y puede convertirse en un centro de referencia mundial para estudiar este fenómeno porque en los últimos cuarenta años ha acumulado una gran documentación sobre numerosas especies", ha indicado.

Aunque admite que en Doñana existen "problemas y algunos, serios", matiza que el reto de compatibilizar investigación, conservacionismo y desarrollo es "un problema clásico que se da en otros muchos sitios" y que "no hay fórmulas que garanticen nada", por lo que aboga por seguir trabajando por un desarrollo sostenible.