Economía/Motor.- Castilla y León espera que las medidas del PIA sean efectivas pero lamenta que no se ha debatido

VALLADOLID, 13 (EUROPA PRESS) El Gobierno de Castilla y León mostró su "esperanza" de que las medidas del Plan Integral de la Automoción (PIA) aprobado hoy por el Consejo de Ministros y dotado con un total de 4.000 millones de euros para fomentar la recuperación de la actividad industrial del sector del automóvil sean efectivas si bien lamentó que este plan no haya sido debatido ni consensuado, al mismo tiempo que aseguró desconocer si el nuevo plan del Gobierno incluye las propuestas castellanoleonesas. De este modo se pronunció el director general de Industria de la Junta de Castilla y León, Carlos Martín Tobalina, quien, tras aclarar que ha conocido el contenido del Plan Integral de la Automoción a través de los medios de comunicación por lo que no puede profundizar mucho sobre su contenido, insistió en la "esperanza" del Ejecutivo castellanoleonés para que las medidas anunciadas "sean efectivas y vengan en auxilio de un sector en crisis en España y en el resto de Europa". Dicho esto, advirtió de la necesidad de que el Plan Integral para la Automoción aprobado hoy por el Consejo de Ministros no responda únicamente al borrador y a las medidas presentadas por el Ejecutivo central en la Conferencia Sectorial del pasado 29 de enero con las comunidades autónomas con implantación del sector de la automoción, como es el caso de Castilla y León, por considerar que aquel borrador no aportaba nada nuevo a lo que ya están haciendo los distintos departamentos ministeriales ni incluía partidas presupuestas económicas a mayores. En declaraciones a la agencia Europa Press, Carlos Martín Tobalina explicó que la Junta de Castilla y León ha remitido dos documentos con alegaciones a ese borrador sobre el Plan Integral de la Automoción, el último de ellos hace tan sólo dos días por lo que mostró sus dudas respecto a la posibilidad de que el Ejecutivo central haya tenido la oportunidad de valorar e incluir las propuestas castellanoleonesas. "No aspiramos a que en 48 horas hayan asumido las propuestas de Castilla y León", manifestó el director general de Industria de la Consejería de Economía y Empleo, que justificó estas palabras en las conversaciones que ha mantenido con los directores generales de otras comunidades autónomas involucradas en este proyecto de la automoción. Para el director general de Industria de la Consejería de Economía y Empleo el borrador planteado en su día por el Gobierno de la nación era sólo "un buen ejercicio literario" y un "sumatorio" de las partidas presupuestarias de otros ministerios. "No ha sido un plan ni debatido, ni consensuado ni coordinado por quien debía hacerlo", lamentó Martín Tobalina, que cuestionó que a día de hoy el Ministerio de Industria no haya convocado a las comunidades autónomas para presentarlas los 'pormenores' del plan aprobado hoy en Consejo de Ministros. "CIERTOS RECELOS""Nos encantaría que así fuera", añadió el director general, que explicó que el Gobierno de Castilla y León se ha encontrado hoy con un Plan aprobado por el Consejo de Ministros en el que esperan que se hayan incluido las propuestas remitidas por la Junta. "Esperamos que las hayan tenido en cuenta pero tenemos ciertos recelos porque nosotros lo hemos mandado durante esta semana y las comunidades con las que hemos hablado están en una situación parecida", precisó. Carlos Martín Tobalina no ocultó tampoco la preocupación ni los recelos de la Junta de Castilla y León ante la posibilidad de que el Gobierno haya aprobado finalmente una mezcla de partidas presupuestarias ya existentes e insistió en la "histórica" demanda del Gobierno castellanoleonés de adoptar medidas de incentivo a la demanda, como pide la propia patronal de las industrias de la automoción (Anfac). Para el director general de Industria de la Consejería de Economía y Empleo la adopción de esas ayudas directas, como han hecho otros países de la UE, representan una apuesta clara por la motivación de la demanda "que es ahora uno de los grandes lastres que tiene ahora la industria de la automoción tanto en vehículos comerciales como industriales".