El 24% de las empresas del Ibex-35 no se plantea reducir sus emisiones de CO2

  • Madrid, 12 feb (EFE).- Una cuarta parte de las empresas que cotizan en el selectivo Ibex-35 no se ha propuesto rebajar los gases de efecto invernadero que su actividad emite a la atmósfera, según el Carbon Disclosure Project (CDP) 2008, un informe mundial anual realizado por primera vez en España.

El 24% de las empresas del Ibex-35 no se plantea reducir sus emisiones de CO2

El 24% de las empresas del Ibex-35 no se plantea reducir sus emisiones de CO2

Madrid, 12 feb (EFE).- Una cuarta parte de las empresas que cotizan en el selectivo Ibex-35 no se ha propuesto rebajar los gases de efecto invernadero que su actividad emite a la atmósfera, según el Carbon Disclosure Project (CDP) 2008, un informe mundial anual realizado por primera vez en España.

El objetivo del estudio, realizado con un cuestionario remitido a las 35 empresas con mayor liquidez de la bolsa española, mide el nivel de transparencia de las compañías respecto al cambio climático y su grado de implicación en la lucha contra este problema medioambiental y económico.

Siete de las 35 empresas de la muestra rehusaron cumplimentar el cuestionario (Acerinox, Enagas, Colonial, Mapfre, Sacyr Vallehermoso, FCC Fomento de Construcciones y Contratas y Telecinco) y otras ocho solicitaron que sus respuestas no se hicieran públicas (Abengoa, Acciona, Agbar, Banesto, BME, Gamesa, Indra y Telefónica).

No obstante, la encuesta destaca la elevada tasa de respuesta y transparencia de las empresas españolas (del 71 por ciento frente al 55 por ciento de media global), lo que sitúa a España como la cuarta muestra por tasa de respuesta.

En cuanto a los resultados obtenidos, el informe destaca que la mayoría de las empresas (84 por ciento) está atenta a los cambios normativos asociados al cambio climático, y un alto porcentaje (88 por ciento) se plantea este problema como una oportunidad para crear nuevos productos y servicios.

Además, el 84 por ciento de las empresas declaran tener establecida la responsabilidad sobre el cambio climático directamente en el comité de dirección o en comités especializados, y el 76 por ciento cuenta con un plan de reducción de emisiones.

Sin embargo, la encuesta no precisa cuántas empresas ejecutan sus planes de reducción de emisiones, y reconoce que sólo un seis por ciento de las que se proponen reducir las emisiones de carbono tienen un objetivo concreto para un periodo de tiempo determinado.

La encuesta también puntualiza que sólo la mitad de las empresas recompensa económicamente a los responsables que cumplen los objetivos de cambio climático y añade que tan sólo cuatro de cada diez empresas dice hacer un pronóstico de consumo de energía y emisiones para contrastar los resultados anualmente.

En la presentación de este informe, la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, subrayó que el cambio climático no es ni un elemento "del futuro" ni algo "abstracto", sino un problema "extraordinariamente concreto": el de seguir garantizando al mundo "un abastecimiento seguro de agua y energía pero sin efectos destructivos para el medio ambiente".

La secretaria de Estado advertió de que estamos en un "momento crucial" en la lucha contra el cambio climático porque, en "un mundo globalizado, la competitividad es dura" y la posición que tomen ahora las empresas españolas frente a este reto será "determinante".

Ribera reconoció que en la actualidad el precio del CO2 y el del petróleo "es barato", pero "se trata sólo de una fase transitoria" que las empresas deben ver como "una prórroga" que deben utilizar para "caminar hacia una transición no traumática" de su modelo energético y para buscar nuevas tecnologías.

Por su parte, el secretario general de Política Económica, Ángel Torres, reconoció que la lucha contra el cambio climático será "un gran esfuerzo para todos" pero "aún más costoso sería no actuar contra él".