Las industrias andaluzas emitieron 27,2 toneladas de CO2 en 2007, un 19% menos que las generadas en 2007

Medio Ambiente prevé que la reducción de emisiones continué en 2009, afectando también a las grandes industrias por la crisis

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

El Inventario de Emisiones de CO2 a la atmósfera procedentes de las 182 instalaciones industriales andaluzas afectadas por la Directiva europea que regula el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (RCDE) refleja que el pasado año 2008 se emitieron en Andalucía un total de 27,2 toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera, lo que supone una reducción del 19 por ciento respecto a las generadas en 2007, cuando se contabilizaron 33,4 toneladas.

Según explicó a Europa Press la secretaria general de Cambio Climático y Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente, Esperanza Caro, este descenso global se contrapone al aumento del 5,3 por ciento en las emisiones procedentes de instalaciones industriales experimentado en 2007 con respecto a 2006 y se debe, fundamentalmente, a la importante disminución registrada en el sector de generación de energía eléctrica --que supone un 66 por ciento del volumen total--, en el que las emisiones de CO2 se redujeron en un 28 por ciento, pasando de las 20,4 toneladas de 2007 a las 14,7 de 2008.

Caro justificó el citado descenso en el fomento de las energías renovables, las diferentes actuaciones de eficiencia energética llevadas a cabo y al hecho de que dos de las tres centrales de generación de energía eléctrica que emplean carbón como combustible existentes en Andalucía --en Puente Nuevo (Córdoba) y Algeciras-- no han estado en régimen normal de funcionamiento durante 2008 debido a que se estaban acometiendo reformas de carácter medioambiental.

Dichas reformas han consistido en la construcción de plantas desulfuradoras de los gases de escape para la adaptación de las instalaciones al Real Decreto 430/2004, de 12 de marzo, por el que se establecen nuevas normas sobre limitación de emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes de grandes instalaciones de combustión.

Según la secretaria general, no se puede contar entre los factores que han propiciado la disminución de emisiones la influencia de la crisis económica, ya que, en 2008 ésta se ha dejado notar fundamentalmente en las pequeñas empresas. No obstante, vaticinó, que, dada la evolución de la recesión económica y el posible estancamiento de la actividad productiva, en 2009 se experimentará un "significativo" descenso de las emisiones de C02 proveniente de las grandes instalaciones industriales.

Por otro lado, frente al acusado descenso de las emisiones experimentado por el sector de generación de energía eléctrica, el sector del refino de petróleo ha visto como sus emisiones aumentaban ligeramente en 2008 frente a 2007, en un total de un dos por ciento.

Otro sector con un peso importante en las emisiones de las instalaciones afectadas por el régimen del comercio de derechos es el sector cementero. El valor de las emisiones de dicho sector en 2008 ha sido de 4.256.889 toneladas de CO2, frente a las 4.482.665 que se produjeron en 2007, lo que supone un descenso de apenas un cinco por ciento. Dada la estrecha relación existente entre emisiones y producción en dicho sector, se concluye que la producción de cemento en Andalucía durante el pasado año fue muy similar a la del año 2007.

Por último, en el sector cerámico, con especial incidencia en cuanto al número de instalaciones afectadas en Andalucía --78 sobre un total de 182--, las emisiones en 2008 fueron de 625.947 toneladas de CO2, en contraposición con las 1.031.794 toneladas de CO2 de 2007, lo que supone una reducción del 39 por ciento, la mayor de todos los sectores afectados por el régimen de comercio de derechos de emisión. Dicha reducción se ha debido al cierre, así como a la parada temporal de las instalaciones cerámicas, debida al ajuste de su actividad a los requisitos del mercado.

REDUCCIÓN DE DERECHOS ASIGNADOS

Por otro lado, desde el punto de vista de los balances de asignación, se ha experimentado una reducción en 2008 del 24 por ciento, hecho que justifica que las diferencias entre las emisiones y los derechos asignados se hayan incrementado, pasando de un déficit de derechos de 559.901 toneladas de CO2 en 2007, a un valor de 2.206.204 toneladas de CO2 en 2008. Expresada en valores totales, la reducción de los derechos asignados en 2008 con respecto a los asignados en 2007 se traduce en un total de 7.859.630 toneladas de CO2.

El sector de generación de energía eléctrica en régimen ordinario es el que más ha visto recortada su asignación en 2008 con respecto al año 2007, ya que ésta se ha visto reducida en un 42 por ciento, pasando de 17.535.418 toneladas de CO2 en 2007 a 10.125.850 toneladas de CO2 en 2008. Dicha reducción de 7.409.568 toneladas de CO2, coincide prácticamente con la experimentada por los derechos de emisión totales descrita en el párrafo anterior.

En Andalucía, existen un total de 182 empresas autorizadas para la emisión de gases de efecto invernadero. Estas autorizaciones comprometen a las empresas a someterse a un seguimiento anual por parte de la Consejería, que exige la presentación de un informe verificado con el objetivo de controlar la emisión de este tipo de gases, que se realizan a través del análisis y seguimiento de los combustibles en materias primas utilizadas.

Asimismo, Medio Ambiente realiza de forma continuada inspecciones para que todas las empresas con este tipo de instalaciones dispongan de la autorización correspondiente y cumplan con los requisitos establecidos por la normativa vigente en esta materia.

Para contrarrestar las emisiones contaminantes a la atmósfera, la Junta de Andalucía desarrolla una serie de medidas dirigidas al fomento de las energías renovables y la puesta en marcha de medidas de eficiencia energética, que se integran en el Plan Andaluz de Acción por el Clima de la Consejería de Medio Ambiente y el Plan Andaluz de Sostenibilidad Energética (Pasener 2007-2013) de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa. Así, según Caro, un 32,5 por ciento de la potencia eléctrica total instalada en Andalucía se basa en energías renovables.