Los hielos de la Antártida se formaron por un descenso del CO2 atmosférico

  • Redacción Internacional, 26 feb (EFE).- La formación de las grandes capas de hielo de la Antártida hace unos 33,5 millones de años se debió a una bajada de la concentración de CO2 en la atmósfera terrestre, un cambio que hizo descender la temperatura del planeta.

Los hielos de la Antártida se formaron por un descenso del CO2 atmosférico

Los hielos de la Antártida se formaron por un descenso del CO2 atmosférico

Redacción Internacional, 26 feb (EFE).- La formación de las grandes capas de hielo de la Antártida hace unos 33,5 millones de años se debió a una bajada de la concentración de CO2 en la atmósfera terrestre, un cambio que hizo descender la temperatura del planeta.

Hasta ahora, las hipótesis vigentes acerca de la formación de los hielos antárticos sostenían que ese proceso no estuvo acompañado de un cambio global de la temperatura terrestre.

Sin embargo, científicos de la Universidad de Yale (EEUU) explican hoy en la revista "Science" que antes de la "expansión de los hielos", las temperaturas a altas latitudes eran 10 grados centígrados más elevadas de lo que se había calculado anteriormente.

El investigador Zhonghui Liu indica que los modelos de cambio climático desarrollados para predecir lo que ocurrió hace 33,5 millones de años pueden haber subestimado el calentamiento de las altas latitudes derivado de las altas concentraciones de CO2 existentes en la atmósfera.

Durante la transición climática que desencadenó la congelación de la Antártida hubo una bajada de la temperatura de la superficie oceánica de entre 5 y 10 grados en los dos hemisferios.

El enfriamiento sustancial que ocurrió a altas latitudes de los hemisferios norte y sur apunta a la existencia de un descenso en el nivel de CO2, más que a un cambio localizado de la circulación oceánica.

Los científicos llegaron a estas conclusiones tras calcular la temperatura de la superficie del mar en esa época gracias al análisis de los sedimentos oceánicos, en los que se preservan moléculas de plancton que sólo pudieron habitar a determinadas temperaturas.

El equipo sostiene que el hielo se formó sobre la Antártida en unos cien mil años, un cambio "repentino" en términos geológicos.

Los investigadores descartan que ocurriera paralelamente una expansión de hielo en el hemisferio norte.

Los científicos destacan la dificultad de predecir los cambios que se producirán en la Antártida como consecuencia del cambio climático actual.

La temperatura que fundiría los hielos antárticos y la velocidad a la que podrían derretirse continúan siendo un misterio para los investigadores de todo el mundo.