Los países pobres necesitan 2.000 millones de dólares para combatir el cambio climático

  • Naciones Unidas, 14 may (EFE).- Los países pobres, que ya están sintiendo los efectos del cambio climático, necesitan una inyección urgente de 2.000 millones de dólares para poder mitigar y ajustarse al calentamiento global, según un informe divulgado hoy.

Los países pobres necesitan 2.000 millones de dólares para combatir el cambio climático

Los países pobres necesitan 2.000 millones de dólares para combatir el cambio climático

Naciones Unidas, 14 may (EFE).- Los países pobres, que ya están sintiendo los efectos del cambio climático, necesitan una inyección urgente de 2.000 millones de dólares para poder mitigar y ajustarse al calentamiento global, según un informe divulgado hoy.

El documento elaborado por la Comisión sobre el Cambio Climático y el Desarrollo (CCCD) del Gobierno sueco fue presentado en un acto celebrado en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, que contó con la asistencia del secretario general del organismo, Ban Ki-moon.

El máximo responsable de la ONU destacó que el informe demuestra que las sequías, las inundaciones, las tormentas y los incendios forestales que puede propiciar el cambio climático afectarán principalmente a los más pobres.

"Hay millones de personas en una situación de riesgo, y es por ello que la adaptación (a los efectos del cambio climático) es un componente crucial de las negociaciones para lograr un nuevo acuerdo global", afirmó Ban.

En ese contexto, reafirmó la importancia de la cumbre del clima que Naciones Unidas celebrará en diciembre en Copenhague, de la que se espera salir con un convenio que sustituya al Protocolo de Kioto cuando éste expire en 2012.

El informe del CCCD señala que los países más vulnerables a los trastornos causados por el cambio climático se encuentran mayoritariamente en África o son pequeñas naciones insulares.

Por ello insta a los países más desarrollados a desembolsar entre 1.000 millones y 2.000 millones de dólares de manera urgente para sufragar proyectos de adaptación y mitigación en las regiones con un mayor riesgo de sufrir las consecuencias negativas de un aumento de la temperatura del planeta.

Considera que los actuales mecanismos internacionales de cooperación en esta materia son ineficaces, y en su lugar se necesita una fuente de financiación a la que los gobiernos afectados puedan acudir con rapidez y a un costo mínimo.

La CCCD es un organismo del Gobierno sueco encargado de estudiar los efectos del cambio climático en el campo del desarrollo que está integrado por 13 expertos internacionales y encabezado por la ministra sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional, Gunilla Carlsson.

Por su parte, el secretario general de la Convención de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC, por su sigla en inglés), Yvo de Boer, se mostró satisfecho con los preparativos de la cumbre de Copenhague.

"Me siento animado por la situación en la que nos encontramos y por el hecho de que el cambio climático haya sobrevivido como asunto político a la crisis financiera", aseguró De Boer en una conferencia de prensa previa a la presentación del informe.

El éxito en Copenhague, señaló, pasará por establecer una reducción concreta de las emisiones de los países más desarrollados, la disposición de las economías emergentes a arrimar el hombro en esta materia y la creación de mecanismos para financiar proyectos de mitigación y adaptación en los países más pobres.