Un estudio relaciona el ozono y el aumento del hielo antártico

OSLO (Reuters) - El aumento del mar helado que rodea la Antártida está relacionado con un agujero en la capa de ozono de la atmósfera, según un estudio publicado el martes en la revista Geophysical Research Letters que ayuda a resolver un misterio sobre el calentamiento global.

Los hallazgos de los científicos de la Encuesta Británica de la Antártida (BAS) y la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) explican una aparente contradicción entre un deshielo en el Ártico hasta mínimos récord con un aumento del hielo antártico en los últimos 30 años.

"Esta nueva investigación nos ayuda a resolver parte del rompecabezas de por qué el mar helado se encoge en algunas partes y crece en otras", dijo John Turner, miembro del BAS y responsable del estudio.

Los expertos señalaron que el daño que las emisiones humanas de sustancias químicas han causado a la capa de ozono, que protege el planeta de los rayos ultravioleta que pueden causar cáncer de piel, enfrió la estratosfera y afectó a los vientos en torno a la Antártida.

Esos cambios supusieron que el viento soplaba con más frecuencia, enfriando el mar y creando más hielo, explicaron. En los 80 se descubrió un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida, que los científicos atribuyeron a la emisión de sustancias químicas una vez empleadas en neveras o aerosoles cosméticos.

"Aunque hay unas pruebas crecientes de que la pérdida de mar helado en el Ártico ha ocurrido debido a la actividad humana, en la Antártida la influencia humana a través de la capa de ozona ha tenido el efecto contrario y producido más hielo", dijo Turner.

El mar helado que rodea la Antártida se ha expandido a un ritmo de unos 100.000 kilómetros cuadrados por década desde los 70, y cubre una zona de unos 19 millones de kilómetros cuadrados en su extensión máxima invernal, doblando el tamaño de todo el continente.

EL ÁRTICO

Por el contrario, el mar helado que rodea en verano el Polo Norte se encogió en 2007 hasta su tamaño más pequeño desde los años 70, cuando se iniciaron los registros tomados por satélite.

Según el Panel Climático de Naciones Unidas, el calentamiento se debe a los gases de efecto invernadero emitidos por la quema de combustible fósiles, y podría provocar más inundaciones, olas de calor, sequías y subidas en el nivel del mar.

"Aunque el agujero de la capa de ozono sigue acusando los efectos del aumento de gases de efecto invernadero en la Antártida, esto no durará, ya que esperamos que los niveles de ozono se recuperen a finales del siglo XXI", indicó Turner en un comunicado.

Comprender la Antártida es una prioridad para los científicos, dado que contiene suficiente hielo para elevar los niveles del mar en 57 metros si se derritiera. Incluso un diminuto deshielo podría amenazar algunas islas bajas del Pacífico, así como ciudades como Nueva York o Pekín.