Veinte ciudades chinas se "oscurecieron" para apoyar la Hora del Planeta

  • Pekín, 28 mar (EFE).- Una veintena de ciudades de China, entre ellas Pekín, Shanghai y Hong Kong, apagaron las luces de rascacielos, monumentos, hoteles, centros comerciales, zonas residenciales y oficinas gubernamentales, en apoyo a la iniciativa de WWF para concienciar sobre la lucha contra el cambio climático.

Veinte ciudades chinas se "oscurecieron" para apoyar la Hora del Planeta

Veinte ciudades chinas se "oscurecieron" para apoyar la Hora del Planeta

Pekín, 28 mar (EFE).- Una veintena de ciudades de China, entre ellas Pekín, Shanghai y Hong Kong, apagaron las luces de rascacielos, monumentos, hoteles, centros comerciales, zonas residenciales y oficinas gubernamentales, en apoyo a la iniciativa de WWF para concienciar sobre la lucha contra el cambio climático.

Entre las 20.30 y las 21.30 hora local (12.30-13.30 GMT) se oscureció la iluminación desde el Estadio Olímpico de Pekín (el "Nido de Pájaro") hasta la Torre de la Perla de Oriente de Shanghai o los rascacielos hongkoneses.

La organización medioambiental WWF, organizadora de la iniciativa internacional, calcula que decenas de miles de personas en China apagaron las luces de su casa o participaron en diversas actividades "a oscuras" iniciadas con el fin de concienciar al país asiático por reducir la emisión de contaminantes y fomentar el ahorro de energía.

Este año es el primero en que China se une a las actividades de la "Hora del Planeta", y pese a ello WWF incluso ha obtenido el apoyo de algunos gobiernos municipales chinos, como Shanghai o Baoding (norte), que recomendaron a todos los ciudadanos de las localidades que apagaran las luces durante una hora.

La participación de China "manda un importante mensaje, el de que los chinos están más preocupados por el cambio climático", destacó Dermot O'Gorman, representante de WWF en el país asiático.

China es el mayor emisor mundial de gases de "efecto invernadero" debido principalmente a su alta dependencia energética del carbón.

El Gobierno chino considera que son los países desarrollados los que deben llevar a cabo mayores esfuerzos en cuanto a reducción de emisiones contaminantes y ahorro energético.