Aguirre dice que, como se ha demostrado con el Prestige, las acusaciones en la trama de espías y Gürtel quedarán en nada

MADRID, 23 (EUROPA PRESS) La presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró hoy que como se ha demostrado en el caso del Prestige, que el viernes pasado se cerró sin encontrar culpables en el Gobierno popular que por entonces gobernaba, las acusaciones que están recibiendo procedentes tanto de la trama de espionaje a altos cargos como de la 'Operación Gürtel' del juez Baltasar Garzón "quedarán en nada". Aguirre, que presidió hoy la Junta Directiva del PP regional, aseguró que tras el cierre de la comisión de investigación en la Asamblea de Madrid sobre el espionaje ya se ha demostrado su inocencia, y que en el caso de la trama de corrupción supuestamente liderada por el empresario Francisco Correa, espera que "como tantas otras operaciones de este juez (Garzón) todo quede en nada". En su símil con el caso del barco hundido, Aguirre recordó que se trató de "una inmensa campaña de desprestigio, quizá la primera que con grandes alharacas realizó el partido socialista" y que, ahora, seis años y cuatro meses después, la juez ha terminado la instrucción y "todo el mundo ha reconocido que en la operación masiva de acoso, de mentiras y de acusaciones contra el PP por un barco que se hundió", el responsable no era otro que el capitán del barco y del armador en su caso. A su juicio, tras "esta insidiosa campaña de desprestigio", en el caso de la situación que atraviesa la Comunidad con los dos frentes abiertos (espías y Gürtel) "pasará lo mismo", lo que no quita que no lo hayan pasado mal "porque siempre se pasa mal cuando hay que demostrar la inocencia" y cuando, explicó, de manera continuada, se están recibiendo "acusaciones sin pruebas". OFENSIVA DE LOS ADVERSARIOS No obstante, aseguró que tras "esta ofensiva de los adversarios", a la que calificó en términos militares como una ofensiva "combinada por todos sus medios de comunicación afines, por sus jueces de cámara y por sus políticos", el PP ha salido fortalecido en sus posiciones y principios y con la convicción de que "ahora más que nunca" tiene una responsabilidad con los ciudadanos. Así, sostuvo que una vez acabado este "follón" en la que ha destacado una "virulencia extraordinaria sin precedentes" y después de que su nombre haya salido en las portadas durante los dos últimos meses por cosas que no eran precisamente buenas, el Partido Popular está "más fuerte que nunca", y como prueba de ello, son los resultados de los populares en las elecciones autonómicas del pasado 1 de marzo en Galicia y el País Vasco. Para la presidenta, esta fue la "primera derrota" de los "adversarios" a la que le ha seguido "una segunda" centrada en la investigación de la Asamblea de Madrid sobre el espionaje, y que continúa con el caso del "juez socialista", en alusión al magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. "CON PRONTITUD Y DILIGENCIA" En este sentido, la presidenta madrileña aseguró que, de todos modos, hasta que se esclarezca todo, hay que destacar que su partido ha actuado "con prontitud y con diligencia" porque todos los supuestos implicados "han dimitido y han dejado cautelarmente la militancia". "Hemos reaccionado bien y rápido, y hemos aceptado las dimisiones de nuestros cargos públicos antes de ser imputados", añadió. No obstante, reconoció que ningún partido, como es el caso del PP con más de 800.000 militantes, se libra de que haya alguien que peque de corrupto, y por tanto, será ella misma "la primera en pedir que caiga sobre él todo el peso de la ley" y, además, "el reproche y el rechazo de los compañeros, porque no hay derecho a que alguien se aproveche del trabajo serio, abnegado y honrado" de los demás "para su beneficio personal", concluyó en esta dirección. Para terminar, aseguró que una vez acabado el "ruido" montado por sus "enemigos", lo que queda es es un país "que se ha convertido en la mayor fabrica de parados de Europa" y que ve cómo cada día "se van a la paro 7.000 personas". A su juicio, el Gobierno de Zapatero es cada vez más "inútil e incapaz" y se aferra "a la demagogia y al populismo".