Los colectivos conservacionistas reclaman a Bueno la retirada de las catenarias y sanciones al Ayuntamiento

SEVILLA, 27 (EUROPA PRESS)

La Comisión Ciudadana de Patrimonio, integrada por colectivos conservacionistas como la Asociación Para la Defensa del Patrimonio Histórico de Andalucía (Adepa), ha reclamado al delegado provincial de la Consejería de Cultura, Bernardo Bueno, que incoe un expediente sancionador contra el Ayuntamiento y Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) por mantener como "definitivas" las catenarias del sistema tranviario que recorre la avenida de la Constitución y la Plaza Nueva, porque se trata de un elemento que "contraviene" la normativa en cuanto a Patrimonio Histórico.

A través de un escrito recogido por Europa Press, la Comisión Ciudadana de Patrimonio rememoró que la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico acordó autorizar la instalación de catenarias en el casco histórico para la alimentación del tranvía bajo el "compromiso" de su desaparición una vez que Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) adquiriera unidades móviles con suficiente autonomía para circular sin este respaldo, toda vez que Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), actual suministradora de tranvías de Tussam, espera disponer en 2010 de unidades Acumulador de Carga Rápida (ACR) capaces de desplazarse si ayuda de alimentación externa.

Dado que el vicepresidente y el gerente de Tussam, Guillermo Gutiérrez y Carlos Arizaga respectivamente, han hecho públicas sus opiniones personales en cuanto a que el tranvía no gozará de unidades con autonomía suficiente para funcionar sin catenarias hasta al menos dentro de tres años, la Comisión Ciudadana de Patrimonio advirtió de que la "provisionalidad" prometida por el Ayuntamiento y aceptada por la Comisión de Patrimonio Histórico se ha convertido en una situación "definitiva".

Al respecto, los colectivos conservacionistas advirtieron de que tanto las actuales farolas fernandinas, que relevaron a los postes iniciales, como la publicidad en los vagones del tranvía e incluso la propia parada ubicada frente al Archivo de Indias, declarado Patrimonio de la Humanidad, "contravienen absolutamente" la actual legislación en materia de Patrimonio Histórico, por lo que reclaman a Bernardo Bueno la apertura de un procedimiento sancionador contra el Ayuntamiento y Tussam y la eliminación de los elementos que "contaminan" visualmente el casco histórico.