Cantabria implanta un sistema de información pionero sobre la calidad y situación de sus aguas costeras

Dos boyas instaladas frente a Santander y Santoña proporcionan datos de todo tipo y detectan la presencia de hidrocarburos en el entorno

SANTANDER, 8 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria ha implantado un sistema de información "pionero" que proporciona datos en tiempo real sobre la calidad ambiental y situación de las aguas costeras de la región. Denominado Red de Vigilancia Integral de las Aguas (VIGÍA), consiste en dos boyas instaladas frente a Santander y Santoña que, entre otros dispositivos, cuentan con un "novedoso sistema" de detección de hidrocarburos en su entorno.

"Es una garantía de que no volveremos a ver chapapote en nuestras costas, o de que al menos estaremos preparados para hacerlo frente", recalcó el consejero, Francisco Martín, en la rueda de prensa en la que presentó esta nueva red de vigilancia, que entró en funcionamiento de forma experimental el pasado mes de diciembre, junto con la directora general de Obras Hidráulicas y Ciclo Integral del Agua, Ana Isabel Ramos.

Según explicó Martín, la iniciativa, con un presupuesto de 1,1 millones de euros para un plazo de 24 meses, configura un sistema "pionero" en la vigilancia integrada de aguas litorales en España, al tratarse del único que incorpora instrumentación específica que facilita el monitoreo de variables asociadas a su calidad, como una sonda multiparamétrica.

De forma complementaria, se obtienen datos de "gran utilidad" para el uso de las playas y la práctica de deportes acuáticos y de navegación, a los que puede acceder cualquier persona a través de la página web de la Consejería, dijo.

Las boyas se encuentran instaladas en las áreas litorales de la Virgen del Mar y de Berria, donde también se encuentran los dos emisarios submarinos, a milla o milla y media de la costa y a una profundidad de 32 y 28 metros, respectivamente. La diferencia con sistemas similares existentes en otras comunidades autónomas es la calidad y el tipo de sensores con los que cuentan.

Estos dispositivos, en cuyo diseño ha participado la Universidad de Cantabria, que también interviene en el procesado de los datos, se han construido en polietileno rotomoldeado que los hace resistentes al deterioro por crecimiento de organismos vivos ('biofouling') y a los procesos de corrosión, y están dotados de instrumentos de carácter específico para disponer de información meteorológica, oceanográfica y de calidad de las aguas.

DATOS

El sistema registra parámetros relacionados con el oleaje (altura de ola, periodo y dirección), con la corriente en cualquier profundidad bajo la boya (magnitud y orientación), así como con datos meteorológicos, como la velocidad y dirección del viento, la humedad relativa, la presión atmosférica, la temperatura del aire y el agua y la radiación solar.

Por lo que respecta a la calidad ambiental de las aguas, evalúan indicadores como los niveles de bacterias verdes-azuladas, clorofila, concentración de oxígeno, salinidad, pH, turbidez o concentración de nitratos. El conjunto se completa con el sistema de detección de hidrocarburos.

El consejero destacó también la capacidad de este sistema para conocer el estado de las aguas del litoral, el uso y disfrute de las playas, así como datos del oleaje y variables meteorológicas para la práctica de deportes acuáticos y navegación.

Todos los datos son recogidos y transmitidos cada hora, y se actualizan de forma periódica en la web de la Consejería (www.medioambientecantabria.com). Los registros generados se almacenan en una base de datos que servirá para la caracterización del litoral cántabro.

Además del monitoreo continuo de las aguas costeras, la red se complementará con la redacción de un protocolo de actuación frente a eventos extraordinarios y la creación de un modelo que permita realizar una primera estimación de la calidad de las aguas en puntos concretos de la costa y a partir de los datos puntuales de información provenientes de las boyas.

Martín señaló que esta red es complementaria de otros sistemas que la Consejería también está aplicando para garantizar la "buena calidad" de las aguas de ríos y costas.