El CSIC analiza plantas y microbios que aceleran la degradación de elementos contaminantes

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigadores del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (Irnas), perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se encuentra realizando un estudio prospectivo para definir y analizar los mecanismos biológicos que favorezcan la degradación de contaminantes que presentan problemas de biodisponibilidad.

En un comunicado, Andalucía Innova indicó que el proyecto analiza el uso de microbios y plantas para favorecer y acelerar la biodegradación de los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH), principal contaminante de los suelos en polos industriales y refinerías.

"Aunque ambos están presentes y la degradación es potencialmente posible, si los analizas a nivel microscópico ves que no pueden encontrarse", afirmó el responsable del grupo, José Julio Ortega, quien definió la biodisponibilidad como la accesibilidad que presenta un contaminante para el microorganismo capaz de degradarlo.

Ortega señaló que son "muchos" los contextos en los que las bacterias no llegan a los contaminantes, "pese a que éstas estén activas". De este modo, "la biodegradación se produce de manera muy lenta, pudiendo pasar decenas de años para que se dé de forma completa", añadió el investigador, que explicó que, ante estas situaciones, es necesario dar un pequeño impulso a los microorganismos haciendo uso de técnicas biológicas o químicas.

"Hay multitud de situaciones ambientales en las que vamos a tener contaminación aguda por PAH, especialmente en entornos como los polos industriales o las refinerías de todo tipo, y para ello es posible aplicar la biorremediación", es decir, procesos que se valen de la naturaleza para sanar a la propia naturaleza, afirmó el investigador.

La propuesta de trabajo que realiza este grupo desde un punto de vista microbiano, pasa por el estudio de los biosurfactantes, un tipo de detergente que, producido de manera natural por los microorganismos, se presenta como útil en casos de fuerte absorción; además de el análisis de la quimiotaxis, un fenómeno que permite a las bacterias detectar, dentro de la gran masa de suelo, sitios en los que pueden tener más contaminantes, de forma que pueden dirigir sus movimientos.

En lo que respecta a los elementos de origen vegetal, la investigación se orienta al estudio de elementos producidos por las raíces y que pueden ser útiles para mejorar la biodisponibilidad, de forma que actúen como bioestimulantes para los microorganismos del suelo.