Emalsa prevé resolver el exceso de boro en el agua de consumo humano en la capital grancanaria en 90 días

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 18 (EUROPA PRESS)

La empresa gestora del ciclo integral del agua en Las Palmas de Gran Canaria, Emalsa, anunció hoy que está culminando el plan de trabajo que permitirá tener solventada en los próximos 90 días la situación de exceso de boro en el agua de consumo humano que suministra en la ciudad.

Además, la compañía informa en un comunicado de que la calidad del agua distribuida en la capital grancanaria "no ha sufrido ningún empeoramiento". "Todo lo contrario, los resultados analíticos indican una mejora en los índices de calidad, como se evidencia en la progresiva disminución de las quejas de los clientes de Emalsa relacionadas con la calidad del agua", añade.

En este sentido, la compañía recuerda que "desde 2006 está ejecutando una estrategia de adecuación de la tecnología de tratamiento con la instalación de membranas de alto rechazo al boro". "Gracias a ello y desde entonces, la concentración de boro en el agua distribuida ha ido disminuyendo, situándose hoy en día, todavía, ligeramente por encima del límite establecido por la nueva legislación sanitaria", añade.

Emalsa afirma que la Consejería de Sanidad del Gobierno regional ha autorizado a la empresa a comunicar oficialmente que hay boro en el agua tras solicitarlo "hace 64 días" al detectar el servicio de control de esta empresa la presencia de boro en "índices algo superiores a lo que dice la norma de Bruselas por la implantación, entre otros, de una serie de membranas de desalación de agua en fase de reposición".

De este modo, informa a los ciudadanos de Arenales, Guanarteme, La Minilla, Santa Catalina, Las Canteras, La Isleta, Puerto de La Luz, Tafira, Montañeta, Los Hoyos, Marzagán, Vegueta, San Cristóbal, El Batán, San Roque, Triana y Miller, que se restringe el uso del agua de consumo humano a la limpieza y la higiene personal exclusivamente.

El agua no debe usarse para beber, cocinar o preparar alimentos, como consecuencia de la superación del valor límite del boro establecido en la normativa vigente, recalca la compañía suministradora de agua.

CONCENTRACIÓN DE BORO

Igualmente, recuerda que el boro es un elemento que se encuentra en grandes cantidades en el agua del mar y con la infraestructura de tratamiento que dispone Emalsa en este momento, no es posible reducir su concentración dentro de los límites establecidos por el RD 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de calidad del agua para consumo humano.

La concentración de boro en el agua suministrada a los vecinos de las zonas afectadas oscila entre 1,1 y 1,3 Mg/l cuando el límite establecido en la normativa es de 1 Mg/l.

La restricción se mantendrá hasta que se subsane la alteración y la Administración Sanitaria Autonómica proceda al levantamiento de la misma.

Del mismo modo, Emalsa tiene habilitado un teléfono de información permanente para atender a los ciudadanos afectados por la restricción, en la línea 902361740. Asimismo, a través de la página 'www.emalsa.e's se mantendrá informada a la población.

Precisamente, la compañía defiende que la realización de programas de autocontrol del agua distribuida se potenció a partir de noviembre 2008, con el mandato de Jesús Blanco como director general, informando desde entonces a través de SINAC a la Autoridad Sanitaria de los resultados analíticos correspondientes al año pasado.

En concreto, sobre el referido incumplimiento relacionado con el boro denunciado por el Ejecutivo regional, Emalsa subraya que notificó en febrero de 2009 a Sanidad esta situación. "Prueba de ello es que Sanidad tiene en su poder desde entonces una propuesta de comunicado a la población afectada", asevera.

"Dado que la Consejería de Sanidad ha emitido un comunicado de prensa estableciendo las recomendaciones sanitarias para el caso, esta compañía, que tiene la responsabilidad de difundirlas, las ha querido hacer públicas", concluye el comunicado de Emalsa.