Marquínez aclara que el plazo de siete años para la nueva depuradora de Vuelta Ostrera "no es ningún compromiso"

SANTANDER, 19 (EUROPA PRESS) El presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) aclaró hoy en Santander que el plazo de siete años para la construcción de la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) en Vuelta Ostrera, en Suances, "no es ningún compromiso", Marquínez explicó que estos siete años son un "plazo razonable" para la ejecución de una obra de estas características. En este caso, la construcción de una nueva depuradora permitiría derribar la actual, en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo y según se acordó con la asociación ecologista Arca. En rueda de prensa, el presidente de la CHC consideró que este proceso es algo que se debe hacer sin "urgencia", de forma que se permita "amortizar" parte de la inversión económica en esta infraestructura de saneamiento No obstante, precisó que tampoco se quiere mandar al Tribunal Supremo el "mensaje" de que "estamos sentados" sin hacer nada. "Sin prisa, pero sin pausa", resumió, a la vez que abogó por realizar la tramitación "con rigor y precaución". De esta forma, sostuvo, se logrará que la nueva depuradora de Vuelta Ostrera sea "invulnerable" a futuras denuncias. En la Confederación quieren estar seguros de que "cada paso que se dé" sea "intachable", para evitar que haya una "herencia" como la que ellos recibieron con Vuelta Ostrera. "No queremos cometer el mismo error", apostilló. Al respecto, recordó que este problema se originó cuando el Gobierno central acordó excluir la ubicación de la depuradora del dominio público marítimo-terrestre, enfatizando que "lo excluyó y lo justificó mal" en una decisión que fue impugnada por el Tribunal Supremo.