Torrelavega presenta en 2009 la mejor calidad del aire desde que existe registro de emisiones

SANTANDER, 11 (EUROPA PRESS)

Las estaciones de medición de calidad del aire de Barreda, El Zapatón y la Escuela de Minas han consignado los mejores datos de calidad del aire del municipio de Torrelavega, desde que existen registros de emisiones y concentración de partículas PM10 (1999), según el Gobierno de Cantabria.

Estas instalaciones de control del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), adscritas a la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire en Cantabria y dependientes de la Consejería de Medio Ambiente, han registrado, entre el 1 de enero y el 7 de abril, los niveles más bajos de PM10, dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y sulfuro de hidrógeno (H2S) de la última década.

Para el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, estos índices reflejan "los condicionados y medidas de control establecidas por la Consejería de Medio Ambiente, así como los esfuerzos de adaptación y cumplimiento de los mismos por las empresas concernidas".

A juicio de Martín, la mejora de la eficacia de los sistemas de fabricación y las medidas de adecuación ambiental de los modelos productivos del sector industrial de la zona, como las actuaciones vinculadas al proceso de Autorización Ambiental Integrada (AAI), han constituido un "elemento clave para que la calidad del aire de Torrelavega haya entrado en una senda de mejora continuada".

Asimismo, ha destacado "el esfuerzo inversor de las grandes industrias de la cuenca del Saja-Besaya que, tras 30 años de retraso en actuaciones para evitar la contaminación, acometen grandes inversiones para proteger el medio ambiente". Dichas inversiones alcanzan, en conjunto, un volumen cercano a los 50 millones de euros.

"El procedimiento de obtención de estas autorizaciones establecido por la Consejería de Medio Ambiente - ha proseguido Martín - no es el final del proceso, sino el paso inicial de un esfuerzo de modernización y adecuación ambiental que contribuirá a sentar las bases de un modelo de desarrollo sostenible en la comarca y el resto de Cantabria".

En esta línea, ha resaltado a su vez, los protocolos de control continuo del cumplimiento de los condicionados de las autorizaciones por técnicos adscritos a Medio Ambiente, que incluyen la instalación en las empresas de medidores de emisiones en continuo, cuyos datos se reciben directamente en la Consejería, de forma constante y en tiempo real.

A estos medidores, empleados en los casos en que las emisiones - por volumen o toxicidad - son especialmente conflictivas, como los óxidos de nitrógeno (NO) o el dióxido de azufre (SO2), se une toda una serie de medidas obligatorias entre las que destacan: la eliminación directa de focos emisores, la instalación y/o mejora de sistemas de captación y tratamiento de gases y filtrado de partículas, los captadores y sistemas de reciclado de compuestos orgánicos volátiles o la adecuación del proceso productivo al empleo de combustibles de menor nivel contaminante, entre otras actuaciones.

Por su parte, en el caso del H2S, la instalación de biofiltros ha permitido separar una gran cantidad de azufre del caudal de gases emitido al exterior por las instalaciones de fabricación de viscosa.

Asimismo, la aplicación de nuevos protocolos internos de actuación ante incidencias, y un mayor control de los niveles de inmisión derivado de la instalación de casetas con medidores en continuo, medidas adoptadas en cumplimiento del condicionado de la AAI, permite actuar y corregir de forma inmediata los episodios puntuales de averías o fugas en los hervidores y preparación de ácidos de las instalaciones de fabricación de celulosa.

MEJORA CONTINUADA

Para el consejero de Medio Ambiente, "el cumplimiento progresivo de las obligaciones ambientales, en el marco de la AAI y otros instrumentos de control promovidos por la Consejería, contribuirán no sólo al mantenimiento, sino a la mejora de estos esperanzadores datos".

De hecho, las cifras ofrecidas por el CIMA muestran los mejores niveles de PM10 en el aire torrelaveguense desde 1999, con 34 superaciones consignadas por las tres estaciones de medición existentes, atribuibles - especialmente para la estación de Barreda - al tráfico rodado, frente a las 42 del pasado año. Sirva como ejemplo, que en este mismo periodo de 2002 tuvieron lugar 109 superaciones de los límites establecidos.

Por lo que respecta a los dióxidos de nitrógeno y azufre, no se ha producido ninguna superación en el periodo analizado ni en valores horarios ni diarios (por las 3 del año pasado o las 35 de 2001, en el caso del SO2). Los niveles de sulfuro de hidrógeno (H2S) han seguido una evolución similar. Entre el 1 de enero y el 7 de abril no ha tenido lugar ninguna superación de los límites diarios y sólo 3 en los valores treintaminutales establecidos, frente a las 63 superaciones de esta variable en 2008 ó las 214 de 2006.

Finalmente, el Gobierno aclaró que la estación de medición de calidad del aire de Barreda ha registrado 17 superaciones de los niveles de partículas PM10 desde el pasado 1 de enero hasta la actualidad, y no exclusivamente durante el mes de marzo como han recogido diversas informaciones.