AMAC cree que la posición de PP y PSOE sobre la manifestación contra el ATC de Yebra (Guadalajara) es contradictoria

GUADALAJARA, 16 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Municipios Afectados por Centrales Nucleares (AMAC) expresó hoy su malestar ante la celebración del acto público que el Ayuntamiento de Yebra (Guadalajara) ha autorizado para el próximo sábado, motivado por la posible ubicación de un Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, así como descalificó a los grupos socialista y 'popular' por apoyar el evento.

Así se expresó AMAC en un comunicado, en el que afirmó que existe "una contradicción evidente" entre la posición de los dos principales partidos políticos a nivel nacional y la postura de sus líderes provinciales, que respaldan esta concentración contraria a la construcción de un ATC en España.

De este modo, se remitió a diciembre de 2004, cuando representantes de "todos los grupos parlamentarios" integrados en la Comisión de Industria del Congreso instaron al Gobierno a que "desarrollase los criterios necesarios para llevar a cabo en España la instalación de un Almacenamiento Temporal Centralizado de combustible gastado en consonancia con el Plan Nacional de Residuos Radiactivos".

La Asociación de Municipios Nucleares señala que esta contradicción resulta especialmente flagrante en el caso del PSOE de Guadalajara, "que de esta manera se opone a un proyecto impulsado por su propio partido a nivel nacional".

Además, aseguran que el PSOE y el PP de Guadalajara, con su rechazo al Almacén Temporal Centralizado, "están legitimando los dos almacenes de residuos que ya existen en la provincia, que en caso de no construirse un ATC en España, continuarán de manera indefinida ante la falta de alternativas".

Asimismo, explica que los dos Almacenes de Residuos Radiactivos de Alta Actividad (Trillo y Zorita) se construyeron sin haber abierto ningún proceso de participación pública "practicando así una política de hechos consumados".

El ATC, en cambio, "permitiría una solución participativa al problema de la gestión de los residuos radiactivos, que no debería dar miedo a la clase política ni a las organizaciones sociales, ya que la participación ha sido y es una reivindicación plenamente democrática".

Finalmente, desde AMAC comprenden que "determinados grupos y personas viven políticamente del rumor y del ruido, lo cual no tiene nada que ver con la responsabilidad de gobernar. No obstante, AMAC se mantendrá en una postura coherente con los acuerdos de la asamblea, que obligan a la organización y a todos sus socios, mientras la asamblea no decida lo contrario".