Fallas.- El Ayuntamiento de Valencia recoge durante las fiestas 7.500 toneladas de basura en la ciudad, 2.717 ayer

El consistorio cifra en 206.425 euros la reposición de papeleras y contenedores dañados y en 84.119 euros los desperfectos en jardines VALENCIA, 20 (EUROPA PRESS) El Ayuntamiento de Valencia, a través del Área de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, ha recogido durante las fiestas falleras, entre el pasado 14 de marzo y ayer, 19 de marzo y último de estas celebraciones, un total de 7.500 toneladas de basura (7,5 millones de kilogramos), lo que equivale a la capacidad de 882 camiones bañera, según indicó el responsable de esta delegación y concejal de Residuos Sólidos y Limpieza, Ramón Isidro Sanchis. El edil, también responsable municipal de Parques y Jardines, señaló que esta cantidad de residuos fue la basura que se retira de los domicilios y la que generaron en la vía urbana los ciudadanos y visitantes. Asimismo, destacó que entre la jornada de ayer, día grande de las Fallas, y la de hoy se recogieron 2.717 toneladas de residuos (2.717.000 kilogramos), lo que equivale a 2.200 camiones bañera, resaltó. De ésta última cifra, 863.000 kilogramos correspondieron a basura domiciliaria y 1.854.287 a ceniza generada tras la 'cremà' de los monumentos falleros de la ciudad. Ramón Isidro Sanchis indicó que todos estos residuos se han depositado en la Planta de Tratamiento de Residuos Los Hornillos de Quart de Poblet (Valencia). El edil manifestó que los datos de recogida de residuos de las Fallas de 2009 son "similares" a los de 2008. Subrayó el trabajo llevado a cabo en esta materia y la "preocupación" del Ayuntamiento por "dejar la ciudad en perfectas condiciones" durante y tras las fiestas para que los vecinos y los visitantes la vieran como "una ciudad cinco estrellas". Agregó que la cantidad de ceniza retirada ha sido también "similar" a la del pasado año. Durante las Fallas, los servicios municipales de limpieza realizaron el baldeo manual intensivo en el distrito 1 de la ciudad. Entre el 13 y el 19 de marzo trabajaron como media en estas tareas 964 peones, 316 conductores, 46 inspectores, 140 barredoras, 186 camiones recolectores y 28 baldeadoras. A lo largo de las fiestas el servicio de vaciado de papeleras se reforzó por las mañana con 17 personas (normalmente hay 9 en el servicio ordinario), por las tardes con 7 (habitualmente 4), con 17 en los actos desarrollados por las tardes y con cuatro por las noches (normalmente no hay ninguno). El servicio de limpieza en las 'mascletaes' fue cada jornada de 20 operarios, 2 inspectores, 3 barredoras y un recolector, mientras que en los castillos fue de 6 peones, 2 conductores, un inspector y dos vehículos. Igualmente, ayer, en la 'Nit de la Cremà' se empleó a 386 peones, 206 conductores, 38 inspectores, 63 barredoras, 52 recolectores, 39 palas, 35 baldeadoras, 27 bañeras, 23 cajas abiertas, 14 furgonetas, 10 dumper, 6 volquetes y 5 cajones. Ramón Isidro Sanchis comentó, por otro lado, que el consistorio cifra en 206.425 euros lo que costará la reposición de las papeleras y los contenedores que sufrieron daños durante las Fallas, en 84.119 euros los desperfectos producidos en los jardines de la ciudad y en 13.000 euros los registrados en maceteros (sin contar los daños en las plantas). REPONER PLANTAS Por lo que respecta a los contenedores el concejal de Residuos Sólidos y Limpieza precisó que fueron 103 los que sufrieron daños como consecuencia del vandalismo callejero, lo que supone un 0,73 por ciento del total. La ciudad cuenta con un total de 14.037 contenedores (9.062 de vía pública y 4.975 de recogida selectiva). Cada contenedor tiene un precio unitario medio de 1.150 euros. En cuanto a las papeleras, sufrió daños un 9,85 por ciento de las 11.904 con que cuenta la capital, lo que obliga a cambiar este porcentaje, comentó Ramón Isidro Sanchis. El precio unitario medio por papelera es de 75 euros. El concejal lamentó también el comportamiento de algunos ciudadanos "que tomaron las calles como suyas" durante algunas noches y que provocaron daños en los maceteros de las calles de la Paz y del Mar, de sus travesías, y del centro histórico. Explicó que arrancaron las plantas y la red de riego, lo que obligó al Ayuntamiento, "todos los días, a reponer las plantas". Subrayó que, en consecuencia, la administración local necesitó hacer "una compra acelerada" para poner especies nuevas y "dar la imagen de que la ciudad estaba como debía". Señaló que en la reposición de las plantas trabajaron "un equipo de cinco personas y un vehículo". El responsable municipal aseveró también, a diferencia de lo sucedido el pasado año, que en este ejercicio se ha logrado que apenas haya habido problemas con el arbolado. Manifestó que antes había comisiones falleras que "usaban los árboles para atar la iluminación, contadores o los adornos de las calles" y expuso que esto se ha podido evitar con las reuniones que se han celebrado para evitarlo, de modo que "este año prácticamente no habrá sanciones" en este sentido, estimó. RECOGIDA SELECTIVA Por otro lado, Ramón Isidro Sanchis destacó como novedad este año, el reparto de bolsas de recogida selectiva, de cristal y con la palabra 'Col.labora', que el Ayuntamiento ha hecho por las comisiones falleras de la ciudad. Valoró la "colaboración" de los falleros y afirmó que la cantidad de botellas recogida por medio de esta iniciativa, que ha funcionado como una "especie de servicio a domicilio", equivale a 52.800 litros y a 17 contenedores de residuos selectivos. El reparto de estas bolsas se llevó a cabo en 23 casales falleros del barrio de Russafa, 14 del barrio de El Carmen, y seis de la zona de Cirilo Amorós. El edil apuntó también que a los alrededores de las fallas "más importantes" se desplazó "una cantidad importante de contenedores" de basura. El concejal, que destacó la labor desarrollada por los trabajadores de Residuos Sólidos y Limpieza y Parques y Jardines, condenó el ataque a las brigadas que ayer, tras la 'cremà', trabajaban en Blanquerías, la Plaza Alfons el Magnànim y el Paseo Marítimo. Comentó que a estos empleados se les lanzaron botes y que tuvieron que interrumpir su labor hasta que se despejaron estas zonas. Asimismo, lamentó que como consecuencia de la crisis económica haya aumentado el número de personas que rebuscan en los contenedores para encontrar comida y que esparcen su contenido en la vía pública, especialmente, en los alrededores de los supermercados. Advirtió de que esta circunstancia obliga a "reforzar" las brigadas de limpieza.