La Universidad de Alicante desarrolla una planta de residuos biodegradables que producirá proteína y energía

ALICANTE, 25 (EUROPA PRESS)

El Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Manuel Palomar, y el director de la empresa Curso & Partners S.L, Jaled Hamad Mora, firmaron hoy un acuerdo para crear una planta de transformación de residuos biodegradables en proteína, fertilizante y energía en el término municipal de Santa Pola (Alicante), según informaron hoy en un comunicado fuentes de la institución académica alicantina.

El desarrollo científico del proyecto, que lleva varios años gestándose, tiene su origen en la investigación en I+D+i del Departamento de Expresión Gráfica y Cartografía de la Escuela Politécnica Superior y está dirigido por profesores miembros del Instituto del Agua y las Ciencias Ambientales, la doctora ingeniero Químico Irene Sentana, el doctor Ingeniero Industrial, Eloy Sentana Cremades, Catedrático de Universidad y José Antonio Martínez López, alumno de último curso de Ingeniería Química de esta Universidad.

El proyecto consiste, según explicó Sentana, en una instalación de "línea verde" sostenible y social basado en reutilizar todo los desechable en una instalación depuradora a fin de producir energía en un sistema ecológico. La novedad consiste en "utilizar en un ciclo sinérgico el biogás, las lombrices, el humus, que ya existen y son conocidos, pero no han sido tratados en un ciclo cerrado".

Actualmente, según explicó, está "en fase de ensayo", preparando una instalación industrial con la empresa Curso & Partners, que "podría producir mil toneladas al año de proteína utilizable en la alimentación de la cría de pollos o en piscicultura y que podría comenzar a funcionar a finales del año 2009 en Santa Pola".

"Dos novedades sustentan el hallazgo, crear proteínas a partir de anélidos a través de ingeniería de procesos con el fin de producir una alternativa proteica para la alimentación animal, que hasta ahora se nutre de harinas de pescado o de soja", según añadió.

La otra novedad es la convergencia de dos sectores industriales independientes: generación de energía eléctrica renovable a través de biometanización y la lombricultura en su aspecto más amplio, tanto de producción de humus --fertilizantes-- y harina de lombriz --proteínas--".

El proyecto consiste en el desarrollo de una planta para reciclaje de materia orgánica a través de una planta de biogás ampliada con una planta controlada de procesamiento de compost orgánico, basada en la cría intensiva de anélidos

La planta pretende "descomponer materia orgánica sobrante en industrias, granjas y ciudades mediante un método anaerobio con el que genera energía eléctrica y térmica".

Una vez que la materia orgánica está descompuesta se obtiene compost, que se reutilizará en otro brazo de la planta, como alimento o sustrato para la cría de los anélidos, que transformarán el compost inicial en humus de lombriz, "un potente fertilizante 100 por ciento natural de muy alta calidad".