PSOE dice que el Ayuntamiento acabará persiguiendo a la mitad de los madrileños ya que los datos demuestran que no se recicla bien

El 48,19 por ciento de lo que se echa en el contenedor amarillo no corresponde a este cubo

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El portavoz socialista de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Madrid, Pedro Santín, cree que los 300 inspectores medioambientales --introducidos en la nueva ordenanza de Limpieza para examinar los cubos de basura y comprobar si los ciudadanos separan en origen-- acabarán "persiguiendo a la mitad de los madrileños" ya que los datos facilitados ayer por el equipo de Gobierno demuestran que no se recicla bien.

Y es que, según el último muestreo, realizado sobre 4.423 caracterizaciones de 203 toneladas de basura, se deduce que de lo que se tira en el contenedor amarillo el 51,81 por ciento son envases pero el 48,19 restante no corresponde a este cubo: el 5,89 por ciento fue papel y cartón, el 3,49 por ciento vidrio y el 38,81 por ciento restos orgánicos.

"Desatroso", "terrorífico" y "lamentable" fueron algunos de los adjetivos que empleó Santín al referirse a estos datos, por lo que vaticinó, en declaraciones a Europa Press, que los 300 inspectores medioambientales "van a tener mucho trabajo para aplicar la ordenanza", que incluye sanciones de hasta 750 euros a ciudadanos y comunidades de vecinos por no separar correctamente la basura domiciliaria.

El socialista calcula que los agentes acabarán persiguiendo a la "mitad de los madrileños" a tenor de los datos facilitados por el propio equipo de Gobierno. Por todo ello considera que la ordenanza es un "disparate", sobre todo porque muchos madrileños "no saben qué residuos deben depositar en los contenedores ya que no se lo han explicado". Y es que considera que el equipo de Ana Botella debería diseñar campañas "educativas" y no "propagandísticas", así como facilitar medios para promover el reciclaje.

Santín sostiene que las campañas de concienciación ciudadana llevadas a cabo hasta el momento han "fracasado rotundamente" debido a que la recogida en los contenedores amarillos está "estancada" en las 90.000 toneladas anuales, la misma cifra que se registró en 2001.

También reclamó al área de Medio Ambiente un "mayor esfuerzo" para fomentar el reciclaje de papel y cartón, sobre todo en las áreas comerciales, motivo por el que reclamó la instalación de hasta 200 contenedores para evitar el "deplorable espectáculo" que ofrecen los "contenedores a rebosar".