La directora de la Fundación Biodiversidad visita los proyectos de gestión sostenible que España apoya en Suramérica

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La directora de la Fundación Biodiversidad, Ana Leiva, visita esta semana varios proyectos de gestión sostenible de recursos naturales en el Gran Chaco y espacios protegidos en Paraguay, en Suramérica, con los que contribuye esta fundación pública dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino mediante la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Leiva supervisó en el terreno los proyectos de investigación y gestión sostenible apoyados por la Fundación Biodiversidad en Paraguay, en el noroeste de Argentina y Bolivia desde hace años. Así, la semana pasada, representantes de la organización viajaron a estos países para reunirse con los responsables de las entidades colaboradoras y conocer la realidad de los proyectos en marcha, informó la fundación en un comunicado.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y de otras entidades locales, la Fundación Nativa --con sede en Tarija (Bolivia)-- trabaja en establecer requerimientos estratégicos, técnicos y legales para proponer la creación de la Reserva de Biosfera Trinacional del Gran Chaco Sudamericano. Se trata de una ecozona que abarca buena parte del Norte argentino, el este de Bolivia, Paraguay y un rincón de Brasil.

El Gran Chaco es una llanura boscosa que además es el espacio vital de numerosas etnias indígenas, algunas de las cuales han llegado con sus tradiciones a nuestros días. Este espacio, de una riqueza natural única, ha estado sometido durante los últimos doscientos años a fuertes presiones sobre los recursos. La declaración de un área del Gran Chaco como Reserva de Biosfera permitiría aunar intereses comunes de conservación y de participación de la población en el diseño de un modelo de gestión que haga posible el crecimiento económico y el respeto a la naturaleza.

Las reservas de biosfera constituyen ecosistemas donde se experimenta el concepto de desarrollo sostenible y son territorios donde la actividad humana se desenvuelve de manera compatible con la conservación de los recursos naturales y cumplen tres funciones como son la conservación, el desarrollo y la logística para convertirse en modelos de convivencia con el entorno.

Por su parte, la Fundación Global Nature --que también cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad-- trabaja para recuperar un ecotono, que es una zona de transición entre ecosistemas, de alto interés biológico y cultural. En este caso, las tareas se dirigen al fortalecimiento del tejido social para la gestión sostenible de la Reserva de Biosfera de Mbaracayú, mediante la capacitación de los líderes de sus pobladores indígenas con talleres de formación.

En la zona confluyen poblaciones de dos etnias diferentes, una paraguaya y otra brasileña, por lo cual se promueve la identificación de ambas como parte de un grupo privilegiado de custodia de la Reserva. Las labores que se desarrollan allí están encaminadas a la protección de hábitats y especies amenazadas, a la innovación tecnológica y a la recuperación de actividades agropecuarias tradicionales. Además, el proyecto contempla el intercambio de experiencias con expertos de la Reserva de Biosfera de Monfragüe.

Finalmente, la fundación explicó también su trabajo en favor de la memoria histórica y cultural de la etnia paraguaya Aché con el bosque, que consiste en apoyar el proyecto de la Fundación Escenarios de Sostenibilidad en la región sureste de Paraguay. En este sentido, se ha impartido formación en nuevas tecnologías y se ha asesorado a la población en temas forestales y agrícolas, al tiempo que se prepara un filme documental sobre esta etnia.