Nueve municipios de Extremadura están integrados en la Red de Gobiernos Locales + Biodiversidad 2010

SANTANDER/MÉRIDA, 6 (EUROPA PRESS)

Un total de nueve municipios de Extremadura forman parte de la Red de Gobiernos Locales + Biodiversidad 2010, según datos de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), recogidos por Europa Press.

Según estos datos --correspondientes a 2008--, la Red de Gobiernos Locales + Biodiversidad 2010 está integrada por un total de 164 ayuntamientos, la mayor parte de ellos de Andalucía (30), seguido de Castilla y León (20), Madrid (16), Valencia (14), Cataluña (13), Asturias (10), Extremadura (9), Canarias (9), Murcia (8), Aragón (7), Galicia (7), Navarra (6), y País Vasco, Castilla-La Mancha y Baleares, con tres municipios cada una de ellas.

De todos ellos, los de mayor población son los ayuntamientos de Barcelona y Madrid, con 5,2 y 3,1 millones de personas, respectivamente. En el otro extremo, se encuentran los de Higuera (Cáceres) y Alfoz de Santa Gadea (Burgos), que con 108 y 119 vecinos cada uno de ellos son los menos habitados.

La Red de Gobiernos Locales + Biodiversidad 2010 es la Sección de la FEMP dedicada a la promoción de políticas locales para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad y la conservación del patrimonio natural.

Esta Red, que se fortalece a través del Convenio de Colaboración entre la FEMP y la Fundación Biodiversidad, está encaminada a la promoción de políticas locales para la conservación y uso sostenible de los recursos naturales, la conservación del patrimonio natural y el fomento del desarrollo rural con criterios de sostenibilidad.

Las Entidades Locales integradas en la Red deben comprometerse en objetivos como promover estrategias, planes, programas y proyectos de ordenación del territorio municipal que, basados en el desarrollo sostenible del municipio, garanticen la funcionalidad y dinámica ecológica de los territorios naturales presentes en su municipio, posibilitando, cuando sea posible, el incremento de sistemas dañados o destruidos en el pasado; y promover estrategias, programas y proyectos para conservar e incrementar la biodiversidad de los medios urbanos.

También deben educar y concienciar a la ciudadanía de la importancia de disponer de un medio ambiente adecuado y con un alto grado de diversidad biológica, como elementos esenciales de la salud humana y la preservación de nuestro patrimonio natural.