Industria detecta irregularidades en 6 plantas fotovoltaicas de C-LM, de las que dará cuenta el día 1

PP y PSOE aprueban por unanimidad sendas resoluciones de ambos grupos en materia de energías renovables TOLEDO, 26 (EUROPA PRESS) La consejera de Industria, Energía y Medio Ambiente, Paula Fernández, comparecerá el próximo miércoles, día 1, en las Cortes regionales, para dar cuenta de las irregularidades detectadas en seis plantas fotovoltaicas de Castilla-La Mancha, una vez realizada la inspección de todas las instalaciones de la Comunidad Autónoma. Así lo avanzó la propia consejera, durante su comparecencia final en un debate general sobre el sector de las energías renovables en la región celebrado en las Cortes a instancias del PSOE, donde explicó que, una vez se resuelvan los expedientes administrativos "haremos lo que tengamos que hacer". Será en ese momento, contestó Fernández a las inquietudes expresadas previamente por el Partido Popular, cuando se conozca qué tipo de irregularidades han desvelado las inspecciones y los megavatios a los que afectan, así como los nombres de las empresas sujetas a la investigación, que no facilitó por responsabilidad. Por lo demás, la titular de Industria, Energía y Medio Ambiente manifestó la intención del Gobierno regional de "seguir apostando por las energías renovables, por el ahorro y la eficiencia energética", para cumplir el objetivo que se ha marcado Castilla-La Mancha de producir en 2012 el cien por cien de la energía eléctrica consumida, que ahora ronda el 70 por ciento. Destacó que en el periodo 2000-2012 la inversión en energías limpias --una industria de "referencia mundial" en la región--, alcanzará los 12.000 millones de euros, de los cuales ya se han invertido 9.400 millones, y precisó que actualmente están garantizadas las inversiones hasta 2012, e incluso se ha cerrado un acuerdo con Red Eléctrica Española para adelantar las inversiones de 2013 a finales de 2010 ó principios de 2011. A su juicio, el "éxito" del modelo energético de la Comunidad Autónoma --donde destacó la instalación de empresas e instalaciones como el Centro de Investigación de Pilas de Hidrógeno o el CORE de Iberdrola-- consiste en "haber transformado la energía en un activo capaz de generar industria y conocimiento". EXPECTATIVAS INCUMPLIDAS El parlamentario del PP José Luis Teruel aplaudió algunas "buenas noticias" como las cifras de potencia eólica instalada en la región, pero destacó muchas "expectativas incumplidas" en este ámbito, como el hecho de que no se haya desarrollado aún el Plan Estratégico para el Desarrollo Energético, previsto en la Ley de Fomento de las Energías Renovables e Incentivación del Ahorro y Eficiencia Energética en Castilla-La Mancha. Teruel añadió que no se ha puesto en marcha el Plan para el Fomento de las Energías Renovables, que los puestos de trabajo anunciados no son tales --"tardaríamos 182 años con el nivel de empleo en energías renovables para que los desempleados de Castilla-La Mancha encontraran trabajo", advirtió-- o que se estén generando expectativas de inversión, cuando los 12.000 millones de euros no proceden del Gobierno regional. Desde el PSOE, la diputada Ana Garrido insistió en que Castilla-La Mancha es "líder mundial" tanto en el sector aeronáutico como en el de las energías renovables, gracias al modelo socialista "basado en la diversificación y que incorpora cada vez más energía limpia" y en el modelo del PP que "ya no sirve" y que "se ha quedado anticuado". La titular de Industria, Energía y Medio Ambiente cerró el debate defendiendo el trabajo realizado por la Comunidad Autónoma atraer inversiones como generadores de empleo, algo que se ha estado haciendo hasta ahora "y por eso somos modelo, porque hemos trabajo desde el rigor y la planificación y con objetivos muy claros" y porque "la gestión y eficacia es buena y lo va a seguir siendo". Finalmente el pleno aprobó por unanimidad tanto la resolución del PSOE, que apostaba por promover la investigación en colaboración con la Universidad regional, la comunidad científica y el sector privado, para reducir costes y potenciar una industria de energías limpias; como la del PP, que instaba al cumplimiento de la Ley de Fomento de las Energías Renovables y a poner en marcha líneas de ayudas y subvenciones, que pidió se extendieran también a las pequeñas y medianas empresas del sector.